martes, 20 de noviembre de 2018

1641 (M 20/11/18) Galimatías a gogó

Si el mundo que nos ha tocado sufrir, o disfrutar, nos decepciona, no es culpa suya sino nuestra. El error es tomárnoslo en serio. Y entonces nos irritan los continuos disparates, incoherencias, absurdos, que no nos conseguimos explicar. Como ejemplos ahí están el comisario Villarejo, los Balcanes, los genocidios, los inmigrantes, Trump, o Aznar o Rajoy, en suma el PP, los fascistas melancólicos, el Palmar de Troya, las religiones monoteístas, la pareja mexicana de un sobrino y su tío inocentes quemados vivos por un fake news…, para qué seguir si no acabaríamos nunca?... Con tal sarta de disparates ¿cómo es que debamos tomarnos en serio?
     Quizás deberíamos intentar ser meros espectadores de todo lo que se pone a nuestro alcance sin implicarnos en ello. Intentemos de un modo cínico contemplar el espectáculo como lo que es, una torpe y continua payasada, un show macabro con un mal guión y peor interpretado, a ver si conseguimos reírnos sin freno, a carcajadas, a mandíbula batiente. Es posible que entonces cobrara sentido todo lo que nos rodea.

lunes, 19 de noviembre de 2018

1640 (L 19/11/18) Los lunes, tweets.

Palabros de Piedrahita:
tataravuelos: billetes de avión comprados on line con muchísimos días de antelación (visavuelos, si se pagan con tarjeta de cdto.)
pantomima: número que monta el comedor de pan cuando lo prueba crujiente, recién salido del horno.
mofetada: la que te pega la peste que expele un retrete recién utilizado.


El político corrupto condenado a 30 años de prisión incondicional, al escuchar la sentencia condenatoria no pudo evitar mirar a la cámara, atusarse el pelo y mostrarnos, con la mejor de sus sonrisas, la señal de victoria con dos dedos.


Quizás era verdad que era mentira.

Sit amor tibi levis.

La metáfora es una idea profunda que, pudorosa, se esconde en un juego de palabras.

Fallece atropellada una manifestante contra la inseguridad del tráfico.
  
Quizás era verdad que era mentira.

Quién es más limpio? el que limpia lo que ensucia? o el que, por no limpiar, no ensucia nada?

domingo, 18 de noviembre de 2018

1639 (D 18/11/18) Tres relatos

(Extraídos de mi novela 365 días con Triana)

A Triana, que era hija de su tiempo y de su gene­ra­ción, le gustaba la música ruidosa, alborotada, bullanguera y al máximo volumen, con ritmos es­tridentes como luego sería el bacalao. De aquí mi sorpresa cuando el día que vino de una boda me contó que se le había puesto la carne de gallina oyendo una melodía en el órgano de la iglesia. Ase­guraba que jamás podría olvidarla y que sabría reco­no­cerla en cualquier tiempo si la oyera de nuevo. Intentó tararearla y una chispa lejana se encendió en mi cerebro.
     Imaginé que sería algo de Bach y escuchamos todas sus cassettes du­rante horas -un fin de semana completo, madru­ga­das incluídas- en un Hipermerca­do hasta que lo encon­tramos, pero la cinta estaba es­tropea­da y no les queda­ba otra. De todas formas había creído identificarla, seguro que era el aria de la Suite nº 3 en re mayor.
    Decidí sorprenderla regalándosela. Sólo hacía falta encon­trarla. No fue fácil. Y tuvo que ser por suerte y en su barrio de Triana. Así fue que di con ella, en la tienda de su padre, dónde mejor si no?:
      -Tiene cassettes de música clásica?
    Manuel no me contestaba, atendía a otros clientes, me marginaba, luego lo comprendí, me vio seguro y no quería preguntarme qué era eso que buscaba. Al fin dudó un momento. No dudaba de que él lo tuvie­ra, dudaba de lo que yo le pedía.
    Se dio tiempo aten­diendo a otro cliente. De pronto me miró, radiante, recupe­rando el con­trol.
       -De Betoven y tó eso.
     No preguntaba. Afirmaba. Con convicción. No pude evitar la sonrisa al asentirle. Me guiñó un ojo de complicidad y rogó con el gesto que esperara.
        La tienda de Manuel Montoya tenía de todo, desde alfileres hasta postales y artículos de ferretería, pasan­do por música clásica si alguien quería com­prarla. Y todo ello en menos de 10 mts2. En la tierra del cante no podía faltar ningún tipo de música.
      Verdad es que habría sido más fácil encontrar cual­quiera de los cincuenta fandangos distintos de Huelva, o alegrías o bulerías de Cai, malagueñas, granaínas, no diga­mos sevillanas, o saetas, martine­tes, peteneras o soleás. Pero esto de música clásica no parecía fácil. Manuel había vaciado dos cajas completas de cartón -no se arredraba cuando tenía que demostrar que tenía de todo lo que qui­siera el cliente, aunque éstos se agolparan ya hasta fuera de la puerta, su profesionalidad no le dejaba percatarse o mostrar que se enterara-, mirando la cassettes una por una, sin que al parecer encontrara ninguna de la música esa. El público comenzaba a impacientarse y a mirarme con cierta hostilidad. Consciente de mi culpabilidad, encendí un cigarrillo que llegué a con­sumir cuando él acababa con la tercera caja. Le caían por las sienes gruesas gotas de su­dor, negándose a aceptar que en su negocio faltara lo que yo le había pedido. Parte del público, ruidosamente ya malhumo­rado, cedían sus puestos a otros nuevos que lle­gaban. Mas para él lo importante era atenderme, evidente­mente cuestión de principio, nobleza obliga, faltaría más.
      Hasta que al fin la encontró. Una. De toda la música clásica que ha creado el ser humano, él tenía una cassette, seguro que era eso que yo le había pedido. Victorioso, se acercó al mostrador donde dio una palmada, quedando una vieja y mohosa cajita de plástico sobre la tabla del mostra­dor cuando ceremo­niosamente levantó su gruesa mano. Ahí la tenía. Cómo desengañarle? Y, orgulloso de haber en­contra­do exactamente lo que yo le había pedido -pura ruti­na, entraba en lo normal de su trabajo, qué me había creí­do?- pasó tranquilamente de mí para reanudar su aten­ción al resto del personal.
        Ya sé que no es creíble, pero qué puedo hacer yo? La tapa de la cinta rezaba: "J.S.Bach, Tocata y Fuga, Con­cierto nº 2 de Brandenburgo, Suite nº 3 en Re Mayor!!!", allí estaba el Aria, lo que yo buscaba, precisamente lo que yo buscaba. (No le he puesto signo de admiración "!" porque lo pensé en voz baja.)
      Intuí que el esfuerzo demostrado y el éxito contun­dente era suficiente pago y que no querría cobrármela. "Ochocientas", me dijo.
        Le di mil. Me volví para marcharme pero me sujetó del brazo al tiempo que me devolvía las dos­cien­tas. El negocio es el negocio.
      -Te gustará, ya verás, aquí todo es de calidad. Si quieres más vuelve mañana que seguro que me llega­rá una caja completa de música de ésa que tengo ya pedida hace más de una semana.
      Volví a casa más contento que unas castañuelas, tarareán­do­la en do mayor: míiii..., mi la fa re do si, do si la sol, soooool...., fa mi faaa..", a pesar de que Bach la escri­bió erróneamente para cuerda cuando lo suyo hubiera sido para órgano. La forma de com­prarla había sido la apro­piada, con el titánico esfuerzo de todo un profe­sional.
    Nada más llegar a casa coloqué la cinta. Los acordes salie­ron gozosos por la ventana hacia los aires de la calle:
     -Mirando al mar soñéeee...,
     que estabas junto a mí­iii...
     Manuel había metido la cinta que le pareció más ade­cuada al título que figuraba en la caja de plástico de la cassette.
    En su descar­go diré que, sin decirle nada, le encargué la cinta correcta y en pocos días él me la consi­guió.
*   *   *
       En Triana hay pizzerías, dónde no!, una de ellas se llamaba Rafae­llo y otra Forna­rina. No sé si el dueño de la Fornari­na era el mismo que el de otra cuyo nombre era el Trasté­ve­re -nada que objetar, pues las de más allá del río en Sevilla serían las del Tras­bétere-. Cierta noche compré una pizza en Rafae­llo y otra en la Fornarina, la hija del panadero que era amada del pintor, y noté que la primera suspiraba por la masa y mozare­lla de la otra. Aún calientes, las fundí, espa­chu­rrándolas, y al separarlas pude com­probar con el mayor de los asom­bros que la masa, el toma­te, el champignon, forma­ban un dibujo de cara de doncella que reconocí inme­diata­mente.
     Até la pizza con cuerdas que llené de nudos para evitar que se fuera, que quedara unida a mí aunque no quisiera, y luego, ante la duda, la asesi­né (sólo con el pensamiento, pero yo la asesiné, era la primera vez que lo hacía, luego vendrían otras). No quise conver­tirla en un acerico donde clavar todo tipo de alfileres porque el vudú me parece una pasa­da (por miedo a que fuera eficaz y pudiera desfigurar su rostro, desfi­gu­rarlo? estaba en mi mano, bastaba con estirar la mozarella...) y por fín la deglutí con devo­ción, de un bocado, como si fuera un tótem, para hacerla toda mía, sólo mía.
*   *   *
        Marga la llamaban y era hermana de Triana, por eso me lo sé yo. Viva, dicha­ra­chera, des­pierta como un buho, cariño­sa, demasiado cariñosa, como ahora se verá, dócil con su familia, generosa con sus ami­gos, todos, todos la que­rían. Y de pronto se mar­chó. Se fue de casa. Y de Triana, y de Sevi­lla, y proba­ble­mente también de Andalu­cía, nadie sabe dónde está. No lo saben ni siquiera Fer­nando, Miguel, Rafa y Pepín, sus mejores amigos.
      Se conocían desde pequeños y la peña, con el tiempo, en vez de ero­sio­narse había cobrado vida y echado raíces. Marga gustó siem­pre de amigos más que de amigas y con aquellos cuatro era como uno más. Lo cual no significa, todo lo contrario, que fuera un mari­macho, más bien su contrapunto. Marga era algo gitana -natural, como su her­mana-, morena­za, dulce, atrac­tiva, y con el tiempo se hizo más que deseable.
      Los cinco compartieron juegos, tebeos, merien­das, exámenes, enfa­dos y los mejores momentos. La informa­ción corría entre ellos a la velocidad de la luz. Nada bueno podía ocurrirle a cual­quiera de los cinco que al momento no fuera transmitido para la sa­tisfac­ción del grupo y de cada uno. Crecieron y cambiaron los vesti­dos, las costum­bres, los hora­rios, pero todo seguía igual dentro de aquella peña de granito.
     Se hicieron mayores, muy mayores, por lo me­nos 16, y Fernando se puso hecho un Adonis muscu­loso y a Marga se le iban los ojillos detrás de él. De Miguel nadie supo nunca mucho, quizás ni siquiera él. Pepín había que­dado huérfa­no, y estuvo un año entero enfermo sin saber muy bien de qué. Marga lo cuidaba y aquello fue el moti­vo de que perdiera el curso, lo que sus padres achacaron a la edad. Rafa bebía, tam­bién Marga cuando le acompa­ñaba, porque es que el cabrón tenía una gracia...
     Hasta que un día, sin que nadie supiera por qué, los cuatro le hicieron a Marga el vacío. La esquiva­ban. Si ella llegaba, se iban. Si ella les esperaba, no llegaban. Si llega­ban, se escurrían. Y Marga se sintió marginada con ellos y marcada frente a los de­más. Y por eso se fué, porque tuvo que irse.
       Los cuatro siguieron gozando del aprecio y respeto del barrio, uno por uno y como grupo. Todo el mundo hablaba de ellos con admira­ción y envidia. Los cuatro se vestían de azul en las fiestas señala­das, orgullosos de sí mismos y dur­miendo todos bien.
      Pero yo sé por qué ella se marchó, por qué la echa­ron a patadas, de su barrio, de su tierra, sin que nadie haya sabido todavía, ni sus padres siquiera, dónde pudo haberse ido. Es posi­ble que ni siquiera los cuatro amigos comprendieran el moti­vo de su huida. Yo, sí: los cuatro la despreciaron por­que se habían acostado con ella.

sábado, 17 de noviembre de 2018

1638 (S 17/11/18) Actualidad

Divagaciones sobre este tema, de eso vamos a tratar.     
     A mí me parece que no deberíamos echar toda la culpa a los medios por su mediocridad. Saben lo que la audiencia les demanda y eso es lo que nos ofrecen sus parrillas.
        Corresponsabilicémonos, pues, con ellos de su superficialidad.
    Entre una noticia importante y otra de actualidad, los medios se inclinarán por esta última, ya se trate de la boda de un famoso, de un avance médico o de un tema medioambiental. La actualidad rabiosa explica la trepidante, desenfrenada, denigrante y lamentable actividad de los paparazzis que perderán el trasero por una exclusiva (que casi siempre habrá sido compartida) .
    Qué pide la audiencia? (por más que lo niegue para no dar que hablar). Pues pide violencia, desgracias ajenas y morbo a granel. No me preguntéis por qué, me limito a constatarlo. Un buen ejemplo son los escraches y los accidentes. ¿Quién no se ríe viendo a una anciana resbalarse y pegarse una piña o a un comensal con la cara tapada por una tarta que le han estampado en el morro chorreando la nata que le deja la chaqueta hecha unos zorros?
     La actualidad no tiene gracia si se limita a conductas bondadosas (a no ser que sean épicas) que ignoramos cambiando de canal. A la actualidad no le basta la mera actualidad sino que la quiere de rabiosa actualidad.
    Por otra parte, destacar las noticias más importantes implica que sobresalgan por su singularidad. Pero si para ello el locutor nos reclama continuamente la atención alertándonos con un “tenemos una noticia importante de última hora…”, o bien “pero antes…”, o incluso con un extemporáneo “atención!”, para que no cambiemos de canal (lo cual conseguirían si estos énfasis fueran escasos y los pusieran sólo puntualmente), al repetirlo como un tic, reiteradamente, ecualizan todas las noticias como si todas fueran las más relevantes, con lo cual ninguna lo es.
     La actualidad busca con ahínco las vivencias reales y, resaltando las violentas, se aferra a ellas con uñas y dientes sin percatarse de que ese énfasis desvirtúa la propia realidad, mientras que la ficción consigue ser real cuando el relato que nos transmite es creíble tan sólo por ser coherente. Por no hablar de la credibilidad que varía según las experiencias y esquemas mentales de cada uno. Pero este es otro tema que dejaremos para otro día.
____________________
      P/D:  La palabra inglesa actually significa “en realidad”.

viernes, 16 de noviembre de 2018

1637 (V 16/11/18) Educación para adultos

No me parece exagerado afirmar que la educación a la que nos tienen sometidos tiene como objetivo tácito (explícito a veces) el mantenernos infantiles y amedrentados frente al Padre, político o divino (civil o religioso). El derecho a rebelarnos es para algunos una obligación, máxime si se profesa la convicción de que, por principio, el rebelde propugna siempre el cambio (para mejor). Es en este marco que lanzamos los siguientes exabruptos con la intención de provocar y espolear las mentes de los que bregan por tener ideas propias.
     Nos enseñan que lo bueno es bueno y lo malo, malo, pero luego la realidad nos sorprende con que lo bueno es muchas veces tonto y lo malo, útil (incluso ya se habla con sorna de “buenismo”). Nos aseguran que la virtud siempre triunfa y el vicio nos arruina, cuando en realidad frecuentemente ocurre todo lo contrario. Y que la verdad, como el amor, está llamada a triunfar mientras que la mentira no lleva a ningún lado (mentira! la verdad puede llegar a ser cruel y la mentira, divertida, ahí tenemos el teatro, el relato, la ficción…). Por no hablar del amor que si es efímero (natural) es falso mientras que si se aguanta la convivencia, por dura que sea, entonces se trata del amor verdadero (true love, que dicen otros). Y así podríamos seguir con todos y cada uno de los valores que nos han inoculado a machamartillo…, a fin de someternos dócilmente y permitir que la elite (minoritaria) de la sociedad cabalgue sobre la grupa de los desafortunados (mayoría). Y así nos va. Sufriendo la represión cuando nos sometemos y el sentimiento de culpa cuando nos rebelamos.
     Con una válvula de escape, eso sí, la sátira, para que el sistema no reviente. Recuerdo el chiste de Forges donde un prisionero atado a una pared con cadenas y argollas le dice a su compañero, atado también como él: “mira, mira cómo muevo el dedo gordo del pie derecho, lo ves?”

jueves, 15 de noviembre de 2018

1636 (J 15/11/18) Psicograma de un psicópata

      Es Elvira Lindo la que se despacha a gusto:
     Carece de escrúpulos para aceptar alguna regla del juego… Desparpajo chulesco de quien se mueve siempre al borde de la ilegalidad… Hortera con dinero, personaje vanidoso, turbio y grosero cuya fascinación por los medios se traduce en zafias ocurrencias… Sociópata, exhibe como virtud su falta de empatía con el débil… Se define por sus tres mandamientos: no hay beneficio ni victoria sin humillación del enemigo, quien fracasa es porque lo merece, y el dinero lo compra todo, incluso el derecho a agarrar por el coño a las mujeres. Su ideología cabe en medio folio…
      Hace falta decir de quién habla?

______________________________
P/D: Por sugerencia de algun@s de vosotr@s que opinabais que valdría la pena añadir una versión en "audio" de algunas entradas, al menos de aquellas en que se contaran historias, añado el "audio" del relato "Mi amigo mendigo" de antesdeayer martes y 13.
https://drive.google.com/open?id=1jpOn7hgjVh3xWVJSHyrEGJhNw76EiIqG
   (si no se descarga a la primera, click en "open with" y luego en la pestaña "music player")

miércoles, 14 de noviembre de 2018

1635 (X 14/11/18) Trampas y mentiras

Parto de dos premisas en las que no me detendré por considerarlas axiomáticas. Una, que la idea de que “el fin justifica los medios”(*) es el comienzo de toda inmoralidad. Y la otra que las grandes virtudes (y hazañas) se detectan en detalles pequeños. Y veréis las conclusiones a las que llego como si sacara un conejo de un sombrero.
     La chiquilla que jugaba con nosotros a las cartas prometía. No tenía más de doce años pero ya hacía trampas con desparpajo. Y lo que me más me sorprendía es que, sin asomo de culpa o de rubor, disfrutaba de haber ganado cuando lo había hecho con trampas. (Ese es el motivo por el que yo no puedo hacerlas, porque lo que ganara no podría atribuírmelo.)
    Dos clases sociales pugnan por encima de todas las demás al aplicar este principio, el de que "para ganar vale todo" (lo que sea necesario, lo que haga falta): los políticos y los eclesiásticos, cuando utilizan (todos) el medio de la mentira (perversa) para ejercer el poder (excelso donde los haya). Sin percatarse de que lo encomiable o recriminable no está en lo que predican como sus objetivos, el interés general o la mayor gloria de Dios, sino en lo que practican como medios para alcanzar aquéllos.
   Pues bien, ahora entenderéis por qué tuve la clarividencia de que aquella muchachita podría llegar a ser una eminente obispa o una magnífica política. Porque ya desde pequeña con tal de ganar disfrutaba haciendo trampas.
__________________
(*) “...por perversos que éstos sean”. Aunque “a la mayor gloria de Dios” se han cometido las mayores iniquidades de la Historia. Este pérfido principio de que el “fin (bueno) justifica los medios” (como quiera que éstos sean) ha sido motivo de rotundo rechazo en este blog desde el post XXXIX.2 del 8/8 del 2011 o el XLVI.2 del 18/08/11 hasta el 110.1 del 20/10/11 ó el 1078 del 9/10/15 y más recientemente el 1082 de 12/10/15.
      Por su connotación con este tema recordamos lo escrito sobre la “disonancia cognitiva” (Festinger, 1957) en la entrada 1042 del 12/2/15 aunque ya lo tratamos desde el post XXVIII.1 del 28/7/11 y el LV.3 del 27/8/2011, pasando por el 377.3 del 17/7/12 ó el 314.1 del 14/5/12 ó el 567.1 del 17/1/13, el 569.2 del 19/1/13 y el 656 del 16/4/13, el 902 del 9/5/14 y el 994 del 24/12/14, para terminar con el 1336 del 13/12/16 y el 1594 del 14/5/18, entre otros.

martes, 13 de noviembre de 2018

1634 (M 13/11/18) Mi amigo mendigo

Dormía en el parque y no hablaba con nadie. Cuando llegó el frió se arropaba por las noches húmedas con una manta deshilachada como podía. Una mañana en que lloviznaba se refugió en la puerta de una casa, que resultó ser la mía. Al verlo mojado subí a recoger un paraguas que le di, primer regalo. No me dijo nada pero me miró fijamente agradeciéndomelo. Al sugerirle que se metiera dentro del portal se negó, no quería molestar a los vecinos que a esta hora temprana empezarían a salir para el trabajo. Al día siguiente lo vi sin el paraguas, no sé qué haría con él.
      A lo que me negué fue a darle limosna, a echarle monedas en su vaso de papel. El había escogido su modo de vida, su manera de ser libre, bravo! pero que no esperara de mí que yo asumiera los costos de su elección. (Aunque hay quienes dudan de que él hubiera sido libre en la elección de su libertad.)
       Estaba desayunando mi café con tostada cuando pasó y me vio tras el cristal. Dudó un momento y entró en el bar de donde volvió a salir sin haber tomado nada. Tampoco lo pidió.
      Unos días más tarde pasó de nuevo y de nuevo entró, pero esta vez para sentarse, callado, junto a mi mesa, observando en silencio cómo resolvía yo el sudoku del día. (Y cómo sacaba las monedas del monedero, a la hora de pagar el café. Las miraba de reojo, pero yo sabía que las veía.) Después se iba sin decir hola ni adiós. Y así uno y otro día.
     Pasaron unas fechas sin encontrarnos hasta que le vi de nuevo, tras los cristales, pero esta vez no entró. Esperó a que yo saliera y me acompañó hasta mi casa sin abrir la boca. Como también lo hizo al día siguiente, y al otro, y al otro…
    No sé nada de él, ni siquiera cómo se llama. Pero él sí que sabía de mí, todo un profesional, lo que yo desayunaba, la hora en que acudía al bar, dónde vivía, hasta mi DNI que lo llevaba en el monedero, incluso el saldo medio de efectivo..., 327 euros llevaba aquel día, en 2 billetes de 100, 2 de 50, 1 de 20… y dos monedas…, lo recuerdo perfectamente.

*   *   *
      Y no pienso denunciarlo, para qué? (Si hasta le echo de menos.)



      Para escuchar el texto en versión "audio" clic aquí
      o aquí:
https://drive.google.com/open?id=1jpOn7hgjVh3xWVJSHyrEGJhNw76EiIqG
      Tras descargarlo, clic en "open with" (Media player)
      o en la cuadrícula inferior izquierda



lunes, 12 de noviembre de 2018

1633 (L 12/11/18) Los lunes, tweets.

¿Será verdad que las prácticas asamblearias favorecen los radicalismos y las confrontaciones extremistas? (O sea, que los que deben negociar son los representantes elegidos..., porque si se dejan las decisiones en manos de las "masas", éstas se lían a hostias, vga.: el conflicto en Cataluña…?)

Que Donald Trump miente nueve veces al día? No. Es como el PP, que vive en, con, por, de… la mentira permanente.

Death is but a fact of life.

Más que asco o repulsa el Supremo nos da risa. (Ya hace más de ocho años que en la entrada 222 del 22/2/2012 recusábamos y denunciábamos al Tribunal Supremo por prevaricación.)

Manuel Vicent nos da su fórmula mística, eficaz y mágica, y pagana, para liberarnos de la mierda política y moral que nos anega. 

palabros de Piedrahita:
apapaciguar: lisonjear a los papás para que no te regañen.
mensageración: risas desmedidas al comentar algo en las redes.
perófrasis: decir algo y lo contrario mediante la inclusión de la conjunción adversativa. Ejplo: yo no soy racista PERO...

El "procés" catalàn no tiene otra salida que la entrada en sus hangares. Para su almacenamiento? para su reparaciòn? o para su desguace? Porque si los indepes se recompusieran, incluyendo los 4 votos suspendidos, para superar la censura, entonces también esos cuatro podrían ser imputados por el juez Llarena.

Perdida la mayoría indepe en el Parlament catalàn, qué le impide a Ciutadans intentar tumbar al govern con una moción de censura y convocar elecciones… ya?

martes, 9 de octubre de 2018

1632 (M 9/10/18) Un par de tweets y unas cuantas sugerencias

¿Los restos del Execrable en la catedral de la Almudena? Primero deberían canonizarle.

Palabra de Piedrahita:
Contrib-huyente: evasor fiscal (Hurting Hood de la hurtopía?)
vinosaurio: botella guardada años y años para celebrar algo algún día.
copilatos: dícese de copilotos inútiles, parásitos y dormilones.

Sugerencias
Nos invade una peste, la patología de los nacionalismos. America first!, arriba España! visca Catalonya lliure!… Sobre los "machos alfa” escribe Carlos Yárnoz:
Autoritarios, nacionalistas y xenófobos son los nuevos líderes que gozan del fervoroso apoyo de sus electores, que cada día son más. Ahí están Trump en USA, Maduro en Venezuela, Putin en Rusia, Erdogan en Turquía, Orbán en Hungría, Morawiecki en Polonia, Salvini en Italia, Le Pen en Francia, Kim Jong-un en Corea del Norte, Xi Jinping en China y, por qué no nombrarla, la "nobel" Aung San Suu Kyi en Myanmar (antes Birmania), Duterte en Filipinas, o Torra-Puigdemont en Cataluña…, que marcan una tendencia que va a más. Todos ellos han perdido la razón al renegar de ella haciendo del nacionalismo su nueva religión. Tienen en común la necesidad de crear enemigos exteriores, reales o imaginarios, siendo incapaces de dialogar con quienes no acepten sus convicciones. Pústulas nacionalistas surgen de donde menos pueden esperarse como ocurre con Lviv en Ucrania occidental, antes Lvov, antes Lemberg, donde no dudaron en masacrar colectivos minoritarios por el mero hecho de tener religiones o idiomas distintos. (Por si Ucrania no tuviera bastante con el asunto de Crimea y las regiones orientales de Donets y Luhans.) O los progromos...

      Magnífica la cabriola de Marta Sanz sobre la resiliencia y el optimismo en:
donde podemos leer textos como éste: “Como soy una mujer optimista, y ya que hablamos de botellas, la veo medio vacía. Aunque me aseguren que está medio llena, lo urgente es llenar lo que falta. Para alcanzar la felicidad. Hay quien enfoca una calle de Madrid y ve los bares de bote en bote. Yo veo un mendigo que duerme en un cajero. Hay quien se jacta de que los inmigrantes han entrado en el mundo hipotecario. Yo veo camas calientes. Medimos nuestros niveles de indignación frente a la ignominia. Decidir lo que se ve es un problema cuantitativo, pero también cualitativo. Como soy una mujer optimista, me puedo permitir no cerrar los ojos y practicar una tolerancia cero hacia las distintas modalidades de analfabetismo y hambre en el Primero, Segundo y Tercer Mundo. Tolerancia cero frente a los que convierten en pobres a los pobres. Si fuese una mujer triste, no querría que nada arañase el espejismo de mi felicidad. Como soy optimista, llevaría a mis descendientes a un colegio público en el que los educaran, no para la resiliencia y para ahormarse a las necesidades del mercado laboral, sino a uno en que les enseñasen música dodecafónica, latín, griego, filosofía, una historia que no ha terminado, juegos del lenguaje, baile, caligrafía, ciencias naturales y del cuerpo, dibujo artístico, destrezas memorísticas, a contar con los dedos y, sobre todo, a construir su sentido crítico y su alegría pinchando globos de agua y rompiendo vasijitas feas en todas las clases de trabajos manuales.

      O, en materia de violencia machista, el retrato de los Kavanaugh de hoy por Edurne Portela:
“He conocido a tipos como pudo ser Brett Kavanaugh porque los he tenido en mi aula, han sido estudiantes míos, los he visto caminar por el campus de la universidad apropiándose con su arrogancia de cada baldosín, cada peldaño, cada silla de la biblioteca, del aula o de la cafetería de estudiantes, de cada centímetro de espacio público porque les han enseñado que por su origen, su raza, su género y su clase todo les pertenece, también las personas que trabajarán a su cargo en la empresa de papá o las mujeres que se sientan en la silla de al lado o caminan por el campus o entran a su fraternidad para una fiesta o esa que será la madre de sus hijos… Hombres que conciben a sus compañeras de universidad como recipientes para saciar sus deseos y exhibir su masculinidad llegarán a puestos de poder y seguirán pensando que la función de la mujer es servir al hombre como objeto sexual, vasija procreadora o ángel del hogar. Se preguntarán por qué las universidades permiten este tipo de comportamiento. La respuesta está en cómo se hereda el poder en Estados Unidos: la fraternidad es poder. Si investigaran las genealogías de las fraternidades verían la continuidad del privilegio. Y no hay nadie más fiel que un frat boy a su pasado universitario, a su círculo secreto” (vide la entrada 720 del 20/6/13 de este mismo blog: “Putas, productoras y reproductoras”).
     Ver texto completo de Edurne Portela sobre los frat boys universitarios en:

       Y de postre una simpática diatriba de Manuel Vicent contra el turismo:
Os acordáis de las plagas de langostas en la Biblia que arrasaban cuanto hallaban en su paso…? Pues no, no eran langostas, eran turistas!
      “Ahora son 1.000 millones. Pronto serán 2.000, luego 3.000 millones y muchos más los insectos ortópteros, conocidos como langostas, que hoy bajo la forma de turistas con gorra, mochila, camiseta, bermudas y chanclas se reproducen con una rapidez extraordinaria y migran de un sitio a otro con un designio devastador." Todo esto y más podréis leerlo en:

lunes, 1 de octubre de 2018

1631 (L 1/10/18) Los lunes tweets

No soy amigo de las "Manos Negras" crípticas que amenazan el orden político y los intentos de igualdad social. Utilizo las navajas de Ockham y no especulo sobre posibles autores escondidos que manejan los hilos del poder político-social. Pero respeto los consejos de mi amigo Gonzalo, el del kiosco de prensa, quien me asegura esta mañana que no hay caso Villarejo sino una conjura de la élite económica para impedir que nos gobierne la izquierda, ni ahora ni mañana ni nunca jamás.

El PP recupera a su líder Aznar que se exhibe como el Mayor Mentiroso descarado y chulesco que supera todas las cotas de falacias y miserias del putrefacto PP que parecían insuperables.

Neopalabros de Piedrahita:
Hay-untamientos: Casas consistoriales aptas para sobornos y fraudes (bajo el lema de “a lo cohecho, pecho”).
Melapel: Tratamiento sucedáneo por obligada continencia.
Trenseúntes: Viajeros que gustan de pasear por los pasillos de los vagones.

Un sabroso comentario de Luz Sánchez Mellado sobre Willy Toledo:
https://elpais.com/elpais/2018/09/26/opinion/1537984483_418782.html

y otro de Manuel Vicent, como postre de la casa:


Oídas las mentiras de la fiscal Dolores Delgado, la infiltrada ministra pasa con nota el examen de acceso para ingresar en el PP.



domingo, 30 de septiembre de 2018

1630 (D 30/9/18) Cuanto peor nos vaya a todos, tanto mejor para unos pocos

Cuanto peor nos vaya a todos, tanto mejor para unos pocos. La gran falacia del interés general.
       “El partido del gobierno no toma decisiones pensando en el interés general sino tan solo en el suyo propio, a efectos electoralistas”, denuncia el PP, el partido de la oposición, sin tomar conciencia de que se delatan y denuncian a sí mismos. Si bien es verdad que esta afirmación se aplica a todos los partidos políticos, sin embargo en ninguna formación política se confirma este aserto con tanto rigor como en el putrefacto Partido Popular. Lo delata el taimado farfullar del ex-ministro Montoro cuando susurraba: “cuanto peor vaya (España) tanto mejor para nosotros” (que acudiremos a salvarla, se supone que quería continuar), haciendo explícito lo que todos sus compañeros, sin excepción, pensaban aunque no lo expresaran por no resultar políticamente correcto.
       Somos egoístas. Todos. Por naturaleza. Lo que nos hace pensar que quizás no sea algo tan malo, que incluso quizás sea necesario para nuestra supervivencia y evolución. Incluso el altruismo y la generosidad pueden incluir rasgos sutiles de egoísmo. Ya en la segunda mitad del siglo XIX Ihering propuso que el interés general se impone cuando es la suma de los intereses particulares, que las leyes son fruto de la conjunción de intereses personales. En esto se apoya la teoría del Mercado que es para la Economía lo que la ley de la Gravedad es para la Física. Hasta aquí lo podemos aceptar.
       Un paso más es priorizar la utilidad personal por encima del bien general. Todos lo hacemos Y los políticos, más. Es el caso de Montoro antes citado, o el reciente bloqueo del PP en el Senado a los presupuestos del gobierno del PSOE para 2019, con lo que deja sin subsidios a los más necesitados al reducir los gastos en más de 5.000 millones, si con ello sabotea una posible futura ventaja electoral del PSOE. Y hasta aquí podremos también llegar, si me apuráis, pero lo que no puedo soportar…

      … lo que no puedo soportar y me da náuseas es que se pasen el día pregonando, a grito pelao, que ellos hacen todo en aras del interés general, siempre pensando en el beneficio de todos los españoles, y al decir essspañolesss se les llena la boca de empalagosas heces verbales. Y hasta ahí podríamos llegar!

sábado, 29 de septiembre de 2018

1629 (S 29/9/18) Las alertas y los miedos nos hacen sumisos

Las alertas y los miedos son útiles medios para el poder político y los medios de comunicación. Estos, para aumentar la audiencia de la que se alimentan, ahí tienen el siniestro Tele5 que es primero en el ranking de los informativos. Y aquél, para convertir a los ciudadanos en borregos que de rodillas imploren su protección. Un enemigo de vez en cuando, da lo mismo que sea real o imaginario, también ayuda a mantenernos y vigilantes en lo que se dado en llamar instrumentos de cohesión (social).

      De acuerdo con lo anterior, no encontrarán ni un solo medio de comunicación ni partido político que quiera mantenerse en el poder (lo quieren todos) sin modular su información y sus noticias de un modo alarmante, por anodina que realmente pueda ser. Un ejemplo: se nos informa que el turismo ha caído en picado (o en caída libre) dando a entender que estamos abocados a un despeño inevitable (sugiriendo ladinamente que ahí están ellos para salvarnos) cuando la realidad es justamente la contraria. Y cómo lo hacen?: comparando las cifras de 2018 con las de 2017, año especialmente afortunado en este tema por múltiples causas que no son del caso detallar. Pero ellos saben, o deberían saber, que en los datos estadísticos lo que prevalece es la media, debiendo recortarse las puntas máxima y mínima que perturban el dato resultante, y moderando los dientes de sierra que no nos deben confundir. Y si obviamos las cifras de 2017 resulta que la línea ascendente del crecimiento anual del turismo se mantiene imperturbable, en positivo. Pues bien, esto mismo lo hacen con cualquier tipo de información, sesgándola hacia el peligro que corremos, de nuevo real o imaginario. Y luego se quejan de que no nos creamos nada que provenga de los medios o el poder.

jueves, 27 de septiembre de 2018

1628 (J 27/9/18) La Iglesia sigue ocultando la pederastia


No sé qué es peor, si la pederastia de los clérigos o el amparo institucional de la iglesia que los protege. La actitud de la iglesia ha sido ocultar los hechos y luego, cuando el escándalo estalla, ocultar a los pederastas. Pero siempre el silencio, la omertá, es lo que prevalece. Los concordatos y demás acuerdos entre los estados y la Iglesia conceden a ésta la jurisdicción y competencia del Vaticano sobre los clérigos que escapan así frecuentemente de las leyes civiles y penales. Esto tiene que cambiar, pero ya, radicalmente. Hay que acabar de una vez con tantos privilegios.
      El 3 de abril del corriente año en la entrada 1553 delatábamos las doble cara del papa actual y el mismo 10 de mayo siguiente en el post 1590 nos hacíamos eco de las denuncias de la tibieza del papa Francisco, un “maquiavélico Ignacio de Loyola disfrazado del dulce Francisco de Asís”.
       En su magnífico artículo “Cierre en falso” en el diario El País del martes 25/9/18 David Trueba comenta el caso del sacerdote Chema Ramos Gordón que abusó de dos hermanos cuando era profesor en el seminario menor de La Bañeza durante el curso 1988-1989. Desde el Vaticano lo han retirado (ocultado?) en un monasterio y le han privado del ejercicio público del sacerdocio durante 10 años.

      "La errónea prescripción de estos casos ha impedido actuar a la justicia civil. Al mismo sacerdote se le han reconocido abusos durante su etapa anterior como educador en un colegio diocesano de Puebla de Sanabria. Para entender la impunidad con la que actuaban estos abusadores hay que comprender la situación de algunos centros educativos religiosos. Para empezar, cuando los chicos denunciaban los abusos a los responsables máximos del centro no encontraban ni alivio ni comprensión, sino el castigo, la marginación y el chantaje para que mantuvieran el silencio. Es ahí donde las investigaciones vaticanas se topan con un muro difícil de derribar: los cómplices necesarios, las ocultaciones, la nula empatía de jerarcas que preferían el daño y la tortura a unos pocos antes que ver ensuciada la reputación de su clan.
    La segunda pieza de esta vía dolorosa para los chavales era que dentro de la institución escolar los compañeros no eran amigos ni aliados, eran bestias gregarias que entendían que la víctima de los abusos era también culpable. Culpable por no ser duro, por no rebelarse, por dejarse humillar. Y procedían, desde el alma repugnante del rebaño, a insultarlos y vejarlos.
   Y la tercera pata del horror perfecto eran los hogares, muchos de ellos lejanos y dominados por padres incapaces de entender un asunto tan perverso. Procedían en muchos casos de experiencias de sumisión social abonadas durante la posguerra, por lo cual los chicos no podían recurrir a ningún espacio de alivio y regeneración. Quizá todo esto mirado desde nuestros días resulta increíble, pero el país funcionaba así. Y en ese caldo, los abusadores eran intocables.
    Lo irracional es que ese sistema de ocultación e impunidad pervive hasta hoy. El sacerdote pederasta ahora condenado se despidió de su última parroquia con un homenaje vecinal. El obispado ocultó a sus fieles la trayectoria que tan bien conocía, convencidos que ni el Vaticano ni nadie humano alcanzaría a castigar al culpable ni a rozar a los responsables de trasladarlo de una plaza escolar a otras plazas escolares.
      Hay que cambiar la ley para amparar a las víctimas que vieron sus infancias convertidas en un infierno duradero. La leve pena eclesial al culpable tampoco debería esquivar una indemnización económica a las familias heridas. Es un asco viscoso resuelto de muy mala manera."
      Gabriela Cañas también identifica el ocultamiento, el silencio, la omertá, como el pecado imperdonable de la Iglesia.

miércoles, 26 de septiembre de 2018

1627 (X 26/9/18) Los nacionalismos impiden el desarrollo de las democracias

Los intentos antidemocráticos de Polonia y Hungría de intervenir en los nombramientos de los jueces en los tribunales de justicia han obligado a la Comisión de la UE a reprender a estos gobiernos por su talante antieuropeo. Estos dos países se separan cada día más de la UE al tiempo que le suplican protección contra los rusos por miedo a una invasión como la que temen los letonios o los ukranianos por el caso de Crimea. Así que mientras su involución política les aleja de las instituciones europeas, el temor a la expansión rusa los acerca a Europa. Habrá que apretarles las tuercas. Pero cómo se hace eso cuando los gobernantes han sido votados por sus electores? Es, pues, a estos a los que hay que hacerles ver que su deriva es errónea pero, repetimos, cómo se hace eso? Y de nuevo nos encontramos con que hay que incidir en las escuelas, laicas, donde se pueda frenar el peligro de los nacionalismos y de las religiones contra la democracia. Aunque esa tarea requiere su tiempo, más de una generación.
       Pero que mientras tanto se aliente el culto místico, cateto y gregario a las banderas y símbolos nacionalistas en el siglo XXI…, manda güevos.

viernes, 21 de septiembre de 2018

1626 (LV 21/9/18) 3 razones para una triquiñuela

Con motivo del infausto poder concedido a la Cámara Alta por el PP en materia de control del déficit presupuestario, y del intento del gobierno actual de restablecer el estatus original del Senado modificándolo mediante un añadido en la ley Presupuestaria, lo cual es tan legal como legítimo, voy a añadir tres reflexiones para los que no estéis familiarizados con el tema:
      Uno, es práctica habitual, repito: habitual, tanto en las leyes presupuestarias del Estado como incluso de las autonómicas, utilizar los presupuestos para añadir y/o modificar restos incompletos de leyes aprobadas a lo largo del ejercicio que necesiten de este rango legislativo. Será incoherente, sí, incluso algo feo, pero es tan legal como legítimo. Así como rápido y eficaz. Os lo dice éste que trabajó en la intervención en la década de los 90 en la Junta de Andalucía.
       Dos. Esta práctica fue utilizada también anteriormente por Aznar y por Rajoy, pero de un modo anticonstitucional, y de una forma ilegal e ilegítima, ya que se trataba de leyes orgánicas que por su rango quedaban vulneradas. Se arrogaba así al Senado de una facultad que en principio no le pertenece.
     Tres, en el caso actual que nos ocupa, no se trata por tanto solamente de una práctica jurídica legal sino que restablece el orden constitucional prostituido por el gobierno de Rajoy.
     Está claro? podríamos añadir que el rechazo de la derecha reaccionaria es el mejor argumento a favor de esta iniciativa, pues es de todos conocida la capacidad de mentir y sabotear cualquier intento por el Ejecutivo o el Legislativo que intenten hacer algo que beneficie al interés general y no al de su partido. Pero estos temas ya me aburren y me dejan sin humor para arremeter contra ellos.

lunes, 17 de septiembre de 2018

1625 (L 17/9/18) Los lunes, tweets

En el tema del registro por la iglesia de edificios públicos (su codicia no tiene límites) Mayor Oreja avisa: "con la iglesia no hay nada que negociar". Y lleva razón: ¿cómo vas a negociar con el ladrón que te ha robado la cartera?


If I belong to you and you belong to me, then we are personal belongings.

Palabras de Piedrahita:
colgágenos: pellejos de la piel que se resisten al lifting (papadas, colgajos bajo los brazos...).
indocencia: práctica de masters para políticos de poco alcance.
sosobrino: sobrino esaborío que no se ríe ni nos hace sonreír.
charcoiris: charcos aceitosos en muelles y garages junto a coches y barcos.

Dos Rotos para un descosido y un Peridis hegeliano:



  

 

jueves, 9 de agosto de 2018

1624 (J 9/8/18) Fenómenos sociales de actualidad

    (Utilizo en este texto el término "social" en un sentido genérico, como contrapuesto a lo político)
    En estos tiempos los fenómenos sociales cambian muy deprisa. Estoy pensando en tres, por no alargarnos más. Uno, la relevancia de los tribunales de justicia. Otra, el poder emergente del género femenino. Y el tercero, el plante de los jubilados.
     La justicia hasta ahora realizaba discretamente su trabajo de proteger a la sociedad bajo el amparo legal sin someterse a la opinión pública, procurando no hacer ruidos (sobre todo los mediáticos) y soltando sus sentencias, hala, ahí van, para que nos apañáramos. En todo caso su incidencia afectaba a niveles personales más que colectivos. Ahora no, ahora intervienen activamente en la vida política, ahí tenéis su eficaz actuación contra el secesionismo catalán, o derrumban un colectivo, caso del PP, como consecuencia de su continuado comportamiento corrupto, mendaz y delictivo. Superando su papel de protectores y guardianes, han irrumpido abruptamente en la vida pública, bien por instigación del propio gobierno bien por empecinarse en la persecución de los corruptos.
El movimiento femenino ha devenido en un nuevo poder político con más fuerza que el mismo Congreso para influir tanto en las decisiones del Gobierno como en las del propio Parlamento. Los cuatro poderes clásicos han aceptado su irrupción en la vida pública y se han doblegado ante su evidente fuerza inclinando su cabeza en señal de sumisión. Su poder está en la calle y prescinde de los cauces reglamentarios para expresarse e imponer nuevos valores de difícil aceptación. Superando etnias, creencias, edades e incluso géneros, arrastra multitudes (de ambos sexos) de un modo transversal.
Esto mismo ocurre también con el movimiento de los mayores jubilados que se han hartado de recibir palmaditas en la espalda y chupa chups para obtener sus votos, y ha rugido en las calles, también las calles, como el temible dragón que es. Ya no acepta más parches porque ha decidido que aquí el que manda es él.
    (Ya avisó el movimiento 15M que los políticos no nos representan porque viven alejados de la realidad y que ésta está en la calle.)