jueves, 23 de octubre de 2014

939 (J 23/10/14) Entremés: dos apreciaciones diferentes


Más de tres meses de viaje iniciático, con un plus de vagancia, escepticismo y bajón de la autoestima, me han retenido sin dar un palo al agua. Y ahora me espera una semana de viaje que me servirá de excusa para seguir sin dar ni golpe. Pero en noviembre regresaré, amenazo. Si aquí asomo la cabeza es para informar que sigo vivo y para comentar un exabrupto de Almodóvar.
          Sabido es, y lo hemos repetido hasta la saciedad en este blog, que la corrupción alcanza a todos, to-dos, los políticos de las cúpulas de los partidos, porque están en la política para forrarse (dixit Laplana en representación de todo el colectivo), o son cómplices o encubridores de los que delinquen –lo cual es delito también-, y si fueran honestos quedarían expulsados del sistema por puro rechazo orgánico.
    Pues bien, es el caso que Vicente Martínez Pujalte, portavoz económico del PP en el Congreso de los Diputados, al preguntársele por la reciente imputación de Angel Acebes por el juez Ruz en el caso Bárcenas ha declarado que el ex-Secretario General de su partido es lo más honesto que hay, como también dijo que el condenado ex-presidente de Baleares Jaume Matas fue condenado a la cárcel por una infracción menor, o que Rato que acaba de ser imputado por el caso Bankia –que fue el mejor Ministro de Economía de la democracia- sigue siendo su amigo, o que el condenado Carlos Fabra de Castellón fue un benefactor de su región, o que Camps en la Comunidad Valenciana era el modelo…, etc. etc. etc., hasta que órdenes superiores les hacen cantar a coro que los condenados por corruptos son execrables y merecen la condena más contundente de sus compañeros de profesión, como ocurrió con Bárcenas y ocurrirá con los recientemente imputados, para que no contaminen a su impoluto partido. Y es natural que se defiendan, con un corporativismo tan fuerte o más que el de los médicos o policías, ya que mañana mismo puede tocarles a ellos, pues están todos pringados hasta la médula. Las declaraciones de Pujalte pueden así suscribirlas cualesquiera de sus compañeros. Como cualquiera habría soltado el exabrupto “que se jodan!” que la hija de Fabra gritó en el Parlamento en nombre del subconsciente colectivo del PP. Porque Pujalte se ha atrevido a expresar lo que siente y lo que piensa la cúpula (léase casta) de su partido.
      Conocidas que han sido las actuaciones delictivas de los ex-presidentes de Bankia que han derrochado millones de dinero público mientras estafaban a sus clientes con las “preferentes”, el director de cine Pedro Almodóvar se ha expresado como sigue: "Si yo hubiera sido un hombre analfabeto, gallego, que me hubieran hecho firmar (en relación a la estafa de las preferentes) con el dedo porque no sé escribir y me entero del asunto de las tarjetas opacas, de verdad, me voy y espero al señor Blesa o al señor Rato y le corto el gañote".  Porque Almodóvar se ha atrevido a expresar lo que siente y lo que piensa el ciudadano de a pie.

lunes, 18 de agosto de 2014

938 (L 18/8/14) Ateos y otros animales

Los ateos no disponen más que de su cuerpo, su dignidad y su tiempo, mientras que los creyentes  (sobre todo los católicos) tienen su alma que los eleva a un mundo espiritual, su dios que les fortalece y reconforta, y su espacio que se ensancha a medida que crecen y se relacionan en la comunión de los santos. Que no es moco de pavo.
         Las ventajas de la fe son evidentes: a uno le dicen lo que tiene que pensar (que eso agota lo suyo), si se comporta adecuadamente recibe el premio del paraíso terrenal (en la otra vida), y los pecados le son perdonados (cuando los confiesa, con lo cual puede volver a pecar cuantas veces quiera, Dios es infinitamente misericordioso), si bien paga un alto precio: acatar dogmas irracionales y sufrir una moral objetiva patológicamente represora, pero algo hay que pagar y parece que el beneficio lo merece. Mientras que, por el contrario, el ateo tiene que crear sus propias convicciones (lo costoso del esfuerzo queda demostrado por la poca cantidad de ateos que se atreven a serlo), no acepta la esperanza en otra vida (peor aún, define la esperanza como una ilusión castrante) y no tiene quien le perdone sus pecados (por lo que debe afrontar la responsabilidad de sus acciones), si bien puede contradecirse y cambiar sus creencias, convencido como está de la relatividad de sus ideas, su cultura y su moral subjetiva que evoluciona de acuerdo con su experiencia, su entorno y los valores del grupo en que se integra.
         Ser ateo es casi tabú y está tan mal visto que muchos que lo son no se atreven a decirlo y se declaran, cobardemente, agnósticos. Está por otra parte el anti-teo que es el ateo mesiánico que quiere redimir a la humanidad de esa maldición que la mantiene como menor de edad, sumisa, débil y manipulable por los poderes políticos, económicos y religiosos.
Las instituciones religiosas practican un terrorismo de conciencia que aterra a quien se atreva a rebelarse amenazándole con castigos infernales. El dogma irracional es una prueba de fuego que obliga a un sometimiento abyecto. Tertuliano se despachó con su Credo quia absurdum (creo porque es absurdo), cabe algo más absurdo? Por último, la raíz de toda inmoralidad, a saber, que el fin (excelso) justifica los medios (perversos), es practicada por las religiones que, en nombre de la mayor gloria de dios, han cometido las tropelías más depravadas de la historia. Razones que los ateos esgrimen para dejar de ser creyentes, sustituyendo un dios ajeno y abstracto por una dignidad propia y personal, prefiriendo un cuerpo real a un alma maniquea y rechazando un dogma y una moral que degrada a quien lo acepta y la practica.

domingo, 17 de agosto de 2014

937 (D 17/8/14) La desigualdad empobrece hasta a los ricos!

El dilema, rigurosamente científico por  más que parezca un planteamiento elemental, basto, burdo, zarrapastroso, simplista y hasta maniqueo, es tal como sigue:
Si para los ricos, para las elites políticas y financieras, y para los economistas neoliberales secuaces de los anteriores, la política de ayudas a los pobres y de aumento de impuestos a los ricos es perjudicial para el desarrollo económico...,
y para el otro bando -los pobres y los economistas con sentido común capaces de interpretar la realidad objetiva a la luz de las experiencias de estos últimos años- la desigualdad económica y social, consecuencia de políticas económicas austéricas, es mala para todos, pobres y ricos, pues lastra el crecimiento económico, mientras que la redistribución igualitaria es buena para todos, hasta para los ricos, y para la economía...
no hace falta decir, por evidente, que la primera de estas dos teorías, a pesar de ser falsa, se ha venido practicando desde siempre, mientras que la segunda, por correcta que sea, sigue siendo una utopía. Ya decía Cipolla en su ensayo sobre la estupidez (véase la entrada 932 de hace cinco días, del pasado día 12 de este mismo mes) que ésta se define por la actitud de hacer daño a los demás aunque ello no conlleve beneficio alguno para uno mismo.
Pues bien, menos rollo y al grano. El tema no puede estar más claro. Empobrecer a los pobres reduce su capacidad de consumo y sin consumo no hay economía que levante la cabeza. Aumentando, sin embargo, su poder adquisitivo, la demanda interna exigirá una mayor oferta (producción) y consiguientemente un mayor enriquecimiento para los amos de la industria y los servicios. Y punto. Si no hace falta más… Así de simple. Es más, la experiencia de estos últimos años ha confirmado esta perogrullada de tal manera que hasta Standard & Poors, la portavoz de los intereses de la elite financiera, acaba de reconocerlo pública y expresamente. Así que “la desigualdad perjudica a todos, y no sólo es injusta sino también cara. Para todos. Pues desaprovecha los recursos humanos”. Una economía más justa será también una economía más rica, remacha Krugman: adiós, filtración de la riqueza de arriba abajo (falsa argucia que utilizan los teóricos de la primera de las dos teorías), bienvenida sea la filtración de abajo arriba (el enriquecimiento de los ricos “a costa de” un mayor nivel de vida de los pobres).
Claro está que el placer de sodomizar al personal, por el regusto de hacerlo, puede compensar a los más afortunados de sus mermas en los beneficios económicos por causa de una economía deprimida por falta de consumo. Pero esos son ponderables espurios que escapan del marco económico riguroso y sobrio en el que hemos intentado centrar este dilema.

sábado, 16 de agosto de 2014

936 (S 16/8/14) Los Pujoles como genuinos representantes… de los políticos

Expoliadores de fondos bancarios, la Agencia Tributaría remueve hasta los saldos en bancos extranjeros reclamando lo que es suyo (de todos); manipuladores de los medios de comunicación, ahora se ven acosados, con escraches y paparazis rodeando sus domicilios, por los mismos que antes comían en sus manos; predicadores de la ética como apariencia de marketing y maquillaje, ahora nos muestran sus rostros envejecidos y sus profundas ojeras por no poder dormir; los muy respetables y Honorables, quién lo diría, ahora se ahogan en las heces que ellos mismos han defecado durante más de 30 años; los que en la época postfranquista de la transición falsamente democrática fueron ejemplares, ahora son lo que realmente son: un ejemplo de lo que no deben, ni debieron, nunca ser.


       Los que no pueden ni deben denunciarles son la elite actual de la casta política. Son de su misma clase y calaña. Esto es lo que pasa cuando los políticos (repito una vez más, por su propia naturaleza delincuentes, en el sistema actual) en vez de representar a los ciudadanos que los votaron sólo se representan a sí mismos. Aunque eso sí que lo hacen bien, todo sea dicho en honor de la verdad.

viernes, 15 de agosto de 2014

935 (V 15/8/14) El PSOE, políticamente correcto

Pedro Sánchez, el nuevo Secretario General del PSOE, tendrá como todos, sus críticos y sus admiradores. Un ataque feroz que podría hacérsele sería decirle que goza de la aprobación y aceptación por parte de la elite financiera, política y económica, así como del PP y de la CEOE (los empresarios). Ello confirmaría la decepción de quienes dicen que entre el PP y el PSOE las diferencias son sólo de matices, y que a la hora de gobernar aplican las mismas políticas. El poder derechiza y hace conservadores a quienes prometían lo contrario.
         A mí sus discursos me suenan e enlatados, a guiones escritos por otros, que en efecto podrían ser los mismos que los del partido del Gobierno. O casi. Su vestimenta correcta y ademanes correctos avisan de que no quiere sobresaltos ni debemos esperar de él pirotecnias que no son propias de quienes tienen responsabilidad de gobierno o posibilidad de gobernar. Que si me gustan los partidos políticamente correctos? Pues mire usted, que va a ser que no. Si la sociedad necesita y exige entusiasmo y emociones, mucho me temo que en Sánchez no lo van a encontrar. Donde sí podrán buscarlo es en PODEMOS que ha materializado la ilusión del movimiento de indignados 15-M.
PODEMOS ha sido un cohete que no puede quedarse en fuegos artificiales, un grito necesario y estentóreo que ha llegado para quedarse con nosotros y, apoyado como lo está por personalidades internacionales de la envergadura de Noam Chomsky y Eduardo Galeano, entre otros, no se puede permitir portavoces que no estén a la altura en materias de rigor y sobriedad. Algo que sí saben mostrar Iglesias o Echenique. 
          Yo quiero participar en los cambios que se avecinan.

jueves, 14 de agosto de 2014

934 (J 14/8/14) Jodíos los judíos

No soy antisemita. Ni me gustan los que lo son. Que son más de lo que ellos mismos creen. Por ende, entiendo que a los israelitas, acosados por continuas amenazas de exterminio de sus vecinos islamitas y hostigados por Hamás, que no sé muy bien a quiénes representan, se les salten los nervios y pasa lo que pasa. Que después de seis guerras y dos intifadas desde hace 67 años, repiten lo que ya hicieron en 2008, incursiones bélicas terrestres en territorio palestino.
     Pero de entenderles a justificarles por su reacción desproporcionada y masacres a civiles, niños y mujeres, hay un abismo. Lo que han hecho en la franja de Gaza excede toda comprensión y tolerancia. La comunidad internacional no puede permitir tales excesos y debe actuar contra los responsables con toda celeridad y contundencia.
Por eso me repugnan tanto su irreversible política de colonizaciones, de hechos consumados, integrando a sus ciudadanos-agricultores en zonas invadidas, como su genocidio con los gazatíes. Porque la desmesura de su reacción contra Hamás no sólo viola todas las reglas del derecho internacional sino que repugna a cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad. Y por ello, los miembros del gobierno israelí responsables de esa masacre brutal e indiscriminada, deberían someterse de inmediato al Tribunal penal internacional por delitos de guerra y genocidio. La Unión Europea no puede seguir actuando de convidado de piedra al inaceptable espectáculo que está dando la extrema derecha del electorado radical israelí. 
Lo digo yo que respeto y creo entender a los judíos. Porque no se merecen tener ese gobierno.

miércoles, 13 de agosto de 2014

933 (X 13/8/14) Cómo apesta…!

Para que veáis que no soy yo solo el que denuncia a TODOS LOS POLÍTICOS como corruptos, sin excepción, ved lo que opina en este punto José Gabriel Escartín Martínez, de Zaragoza: “… no se libra ninguno. Los “no corruptos”, si los hubiera, estarían incluidos en una de estas tres opciones: 1. Conocedores de las corruptelas de sus compañeros de las cuales participan, lo que los hace corruptos también, delincuentes; 2. Conocedores de las corruptelas sin participar en ellas, pero al no denunciarlas actúan como encubridores lo cual también es delito, o sea, corruptos; 3. Los que ni participan ni se enteran (ni siquiera después de 30 años…), y entonces son lerdos, incompetentes”, o subnormales, con lo cual qué coño hacen ocupando sus escaños?
         El tema lo he venido tratando en este blog desde casi sus comienzos, (ved entrada nº 863 de 13/11/13, o la nº 561.2 del 11/1/13, o la nº 483.3 del 23/10/12, por sólo citar tres). Ya anteriormente, en la 210.2 del 30/1/12, me pronuncié en estos términos:
Me remito a la entrada nº 25.2 (¿Son todos los políticos corruptos?) de 25 de julio 2011, de este blog: “Me pregunto: Son corruptos todos los políticos? Y me respondo: Sí… Yo digo que sí. Porque es el colectivo, el sistema de participación política, lo que está podrido de raíz, y ahí no se salva nadie. Incluso los votantes, al hacerlo, se corrompen al reforzar un sistema reprobable. El sistema político de las democracias actuales es más que un cáncer, ha corrompido toda la sociedad, es una metástasis. El mero hecho de que ningún miembro del Congreso sufra un rechazo por ese colectivo nos permite más que sospechar que los elementos que lo componen no pueden ser miembros sanos. Es más, solamente por pertenecer a ese grupo, se ejerce, quiérase o no, una influencia de la que se saca provecho, incluso inconscientemente. El trato de favor que se le va a dedicar a parientes y conocidos es inevitable. De ahí los nepotismos. Y qué son esos hechos sino privilegios, desigualdad ante la ley, delitos aunque como tales no se "castiguen?”.
     Seis meses después, no corrijo ni una coma.

     Y ahora, 3 años después, tampoco.



martes, 12 de agosto de 2014

932 (M 12/8/14) Obviedades

En su divertido ensayo sobre la estupidez humana Allegro ma non troppo, Carlo M. Cipolla parte de que el 90% de la población (90% de los más inteligentes y de los más torpes, de los ricos y los desafortunados, de los varones y de las mujeres, de los sabios y de los analfabetos, etc.) es estúpida, definiendo la estupidez como la capacidad de hacer un daño a otros sin beneficio propio alguno. El 90% no es de un sector determinado, sino más bien de las actuaciones que todos realizamos cada día, con lo que entramos todos en un 90% de nuestros actos. El 90% por supuesto es una cifra retórica, arbitraria y elevada, que sólo quiere reflejar su estúpida abundancia.
Cipolla, repito, define la estupidez como un acto que daña a otro sin beneficiarse uno mismo. Lo explica argumentando que el que hace un mal para beneficiarse, hace algo deleznable pero que no afecta a la suma del conjunto, que globalmente sigue siendo igual: si robas 1.000 € y te los guardas, o gastas, el colectivo al que pertenece ni se enriquece ni se empobrece, pues la suma de euros que contiene es la misma. Pero si los robas y los quemas, por ejemplo, cometes una estupidez porque no te beneficias del daño que has ocasionado. Y el conjunto del grupo, además, sale también perjudicado.
Si la cifra (arbitraria, por supuesto) del 90% parece elevada, bastará con abrir una página, cualquiera, de cualquier periódico, para comprobar la cantidad de estupideces, obviedades, disparates que se pueden soltar en un momento. Yo lo he hecho. He abierto un periódico por una página cualquiera. No citaré la fuente. Sólo diré que las siguientes citas están todas, TODAS (y más), en una sola página, en-u-na-so-la-pá-gi-na:
Sobre el caso del No-Tan-Honorable-Pujol: “Policía, Fiscalía y Justicia deben poner fin a este espectáculo y hacer resplandecer el derecho frente a la miseria moral”. Ahí queda eso.
Sobre el ébola: “El envío de medios especializados para tratar con seguridad a los pacientes es indispensable si se quiere aportar un alivio solidario y frenar, además, la extensión de esta enfermedad”. A ver quién lo mejora.
Sobre el genocidio de Gaza: “Los periódicos estallidos bélicos, que cuestan un incalculable sufrimiento, no son la solución del conflicto de fondo, que sólo podrá encauzarse mediante el diálogo”. Toma castaña.
En qué se benefician sus autores? En nada. Pero a nosotros bien que nos roban nuestro tiempo.

lunes, 11 de agosto de 2014

931 (L 11/8/14) Calatrava

Los conflictos a los que este arquitecto nos tiene acostumbrados fueron ya motivo de la entrada de este blog que pueden ver en el nº 586.2 del 6/12/13.
“Santiago Calatrava imputado por una obra no ejecutada en Castellón”, reza el titular de un diario. Se trata de un juzgado de Castellón que le ha citado para declarar el 2 de septiembre sobre presuntas irregularidades en la contratación y sobrecostes en la ejecución del llamado Centro de Convenciones, por cuyo proyecto cobró 2,7 millones € sin que llegara a ejecutarse la obra, algo que pretendían que fuera tan emblemático como la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. Por el proyecto de ésta cobró 100 millones  € que el arquitecto calificó de “honorarios modestos”. El teatro de ópera Palau de les Arts, presupuestado en 84 millones, costó 400 millones y sus mosaicos empezaron a desprenderse hace más de ocho meses. Más: por el proyecto del Agora y tres torres en su entorno, que tampoco se llegaron a construir, cobró 15 millones. Por todo lo cual una editorial de El País le calificó de “paradigma del despilfarro.”
La denuncia en Castellón lo es por delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y fraude a la Administración. Calatrava, arquitecto-estrella del PP, según le llaman los de Esquerra Unida valenciana (o al menos “niño mimado” de los valencianos Camps y Zaplana), es experto en cobrar proyectos por obras que, por uno u otro motivo, acaban no realizándose, así como en adjudicarse construcciones cuyos sobrecostes a lo largo del proceso de su ejecución dejan la cifra presupuestada en el sueño de una noche de verano.
De los dos puentes proyectados sobre el río Guadalquivir al norte de la Expo 92 de Sevilla, la Junta de Andalucía no le aprobó uno por no ver claras las garantías de su resultado. Eso me dijeron, pero no lo he contrastado. Que lo explique mejor quien sepa los motivos.
         Este arquitecto singular se vio implicado también en el caso de la Opera de Palma y fue demandado por Domecq por la construcción de una bodega en la Rioja Alavesa cuya cubierta filtraba el agua y estropeaba el proceso del vino. Por la reparación de un derrumbamiento en el Palacio de Congresos de Oviedo tuvo que hacer frente a 3,5 millones €. También ha sufrido litigios judiciales por la pasarela Zubizuri de Bilbao, apta para patinajes, y la sala de espera a la intemperie en su aeropuerto. Hasta en Italia le reclaman más de tres millones por errores en la construcción de un puente en Venecia.
Sumo Pontifice viene del romano Pontifex Maximus, el que siendo capaz de hacer puentes demostraba ser el mejor maestro sagrado en las artes de la magia. Julio César lo fue, lo que le obligó a residir con las Vestales. Porque hace falta magia para construirlos, y si no, que se lo pregunten a Calatrava.

domingo, 10 de agosto de 2014

930 (D 10/8/14) El botijo

Jovi Esteve, en “¿Por qué enfría un botijo?”, nos informa que:
Seguramente habrán escuchado más de una vez la expresión “eres más simple que el mecanismo de un botijo”. En realidad, el proceso por el cual un botijo (o cualquier recipiente de cerámica porosa) puede enfriar el agua que hay en su interior es más que curioso y hay una buena dosis de ingenio detrás de él. No es tan “simple”.
Intentaremos explicarlo en estas breves líneas puesto que, en definitiva, la base de este ingenio utilizado por generaciones desde hace siglos (los romanos lo llamaban buttis, y su origen podría remontarse al neolítico) se reduce a la refrigeración por evaporación. Para que vean su impresionante efectividad, si dejamos un botijo a una temperatura ambiente de unos 30 grados centígrados y una humedad del 40%, logrará enfriar el agua de su interior unos 10 grados en apenas una hora. ¿Cómo consigue hacerlo? En principio, el material que se utiliza en su fabricación es la arcilla, ya que su porosidad permite que el botijosude, es decir, que se filtre agua poco a poco hacia afuera. Esta agua sudada se evapora en cuanto entra en contacto con el aire del exterior, pero para que el agua pase de un estado líquido a gaseoso (evaporación) necesita energía (calor), que la robará del agua contenida en el interior, produciendo el enfriamiento progresivo de la misma.

Por esta razón en las zonas donde hace más calor y el aire es más seco, la evaporación será más rápida y los botijos tendrán un mayor rendimiento, pudiendo hacer descender la temperatura del agua hasta 15 grados. Si en el exterior hay mucha humedad, no funcionan tan bien. Eso sí, no los barnice ni pinte, puesto que perderán su porosidad y con ello, su potencial refrigerante.

sábado, 9 de agosto de 2014

929 (S 9/8/14) Los comics y películas animadas como expresión de los valores de nuestra cultura

Los mitos son un compendio de valores que se transmiten entre generaciones. Y si la mitología, como la antropología, trata de los “valores” vigentes en una cultura determinada, es lógico definir las culturas por los valores que las determinan.
         Así, en una cronología de los doce dioses del Olimpo sería primera en el tiempo Artemisa/Diana (la diosa de la caza) en nuestra primera fase prehistórica como “cazadores recolectores”, seguida de Deméter/Ceres (diosa Madre de las cosechas y de la reproducción) en el Neolítico en que nos asentamos para domesticar la agricultura, necesitando entonces a Ares/Marte (dios de la guerra) para defender entre murallas nuestros excedentes alimentarios, lo que nos dejó tiempo libre para crear a Hermes/Mercurio con sus artes y medición del tiempo espacio mediante el calendario, primero lunar y luego solar, instrumento eficaz, junto con el fuego, para dominar a la naturaleza… Y así seguiríamos con Hifestos/Vulcano (orfebrería, artesano), Posidón/Neptuno (dominio de los mares), Hera/Juno como señora de… (Zeus), anunciando la llegada de la época patriarcal, Zeus mismo como padre de todos los dioses (los valores, institucionalizando la era patriarcal), Palas/Atenea (la Razón) y Apolo/Febo (el seny masculino), quedando entonces Hestia/Vestia (la mujer doméstica) arrumbada en el rincón del olvido (el hogar de la casa y la cocina), hasta llegar los valores actuales del sexo y de la droga, ambos en forma de pastillas, la anticonceptiva y la anfetamina, bajo el aspecto de Afrodita/Venus y Diónisos/Baco.
         La cronología en nuestra cultura actual (con nuestros valores actuales) daría la prioridad a Zeus (y Hera en cuanto señora de…), seguido de Atenea y Apolo (que es quien rige de verdad nuestra civilización, tras bastidores, pero esa es otra historia), Ares, Hermes…, aunque Afrodita (el deseo, el amor libre) y Diónisos (el arrebato, la droga y las artes audiovisuales) quieren arrebatarles el poder. Estamos o no hablando de valores?
         Pues bien, alguien que sigue este blog me sugiere que la mejor forma de expresión de los valores actuales (de la cultura actual, ya universalizada) la podemos encontrar en los comics y en las películas de animación, cuyas caricaturas resaltan los rasgos del ciudadano de pie y de lo que ocupa su tiempo y atención. Algunos podrían objetar que lo que más les preocupa a los ciudadanos son el poder y los políticos corruptos, pero desde un punto de vista cultural y antropológico para mí que no dejan de ser cómic(o)s. Aparte de que ocupan un buen merecido espacio entre las viñetas y grabados visuales.
         El tema merece desarrollo y comentarios, incluso un debate, pero yo lo dejo caer para que cada uno se lo guise y se lo coma como le apetezca.

viernes, 8 de agosto de 2014

928 (V 8/8/14) El pasado de la izquierda y la derecha

Que la izquierda y la derecha son valores obsoletos que ya no sirven para definir ideologías? je! Que a los políticos ahora lo que se les exige es una gestión eficaz de los recursos públicos independientemente de sus ideologías? Pues aunque así fuese no nos vendrá mal conocer algo sobre sus orígenes (los más remotos).
En un libro aún no publicado, “La mona apasionada”, y que no veo fácil que me lo vayan a publicar, defiendo la hipótesis de unas comunidades prehistóricas “gobernadas” por las madres, que controlarían los alimentos, las medicinas, el arbitraje de conflictos…, y hasta el poder de darles nombres a la cosas. Con lo cual podrían llegar a inventar hasta el lenguaje.
Años? Desde el 150.000 adne en que nacimos como especie, 50.000 en que llegamos a Eurasia, 50.000 en que propongo que nació el lenguaje al confrontarnos con la cultura neandertal, lo que permitió por transmisión oral un desarrollo tecnológico vertiginoso (hachas bifaciales y demás), 15.000 en que decidimos asentarnos fuera de las cavernas, 8.000 en que domesticamos el trigo y los primeros animales, 6.000 en que por difusión cultural expandimos la agricultura intensiva que se extendió este/oeste a razón de un kmo por año, 5.000… Alto! quieto ahí, que ya vemos las primeras murallas para defender el excedente alimentario (aparición del jefe-caudillo y ejércitos profesionales): primera fase de una evolución patriarcal que tardaría en imponerse 5000 años. Evolución que pasó por el traslado de la novia a la casa del marido (boda de Ulises con Penélope en Esparta), el matrimonio de contenido patrimonial, y la consideración de la mujer como un mueble o una esclava a la que se podía matar si así se quería (año 750 en la República romana). Era la hora de ajustar cuentas entre los sexos. Y vaya que si se las ajustamos.
Si el calendario “maternal” era nocturno y lunar (la diosa subterránea habitaba en el Tár-tar-o, al oeste del Oeste, mirando al Norte a la izquierda, por donde moría el sol, donde la muerte era el origen de la vida, no hay más que observar los ciclos vegetales); si la diosa era nocturna el nuevo dios patriarcal sería diurno (Zeus/dios significa luz del día) y se le daría culto por el Este, por lo que la dirección de las tumbas puede dar una pista de la cultura a la que pertenecían. Desde entonces la izquierda fue siniestra, y la derecha daría significado a lo correcto, al derecho, a la ley y hasta “a tener razón”: to be right, que dicen en inglés. Por derecho. El 13 mes lunar, con los 11 días nefastos sobrantes al conciliarse con el calendario solar, también fue estigmatizado (como fueron satanizados todos los valores femeninos anteriores) y todavía sufrimos la estupidez de hoteles sin pisos en el 13 ni habitaciones con ese número maldito. Decidme si estamos hablando, o no, de valores culturales, eh? Pues ya va siendo hora de que les demos el cambio. Es la derecha la siniestra y el progresismo lo que debería ser enseñado como lo correcto.

Más? Sí que hay, sí. Pero mejor para otro día.

miércoles, 6 de agosto de 2014

926 (X 6/8/14) “Podemos”, podéis!

Cuando surgió el movimiento de Indignados 15M muchos participamos y sentimos un aire fresco de renovación que prometía un futuro cercano. Aquello se ha materializado en “Podemos” que hace meses no existía y hoy las encuestas del CIS (oficiales! son datos del gobierno, pero ¿quién ha sido el gilipollas que ha dejado publicar esos datos sin maquillarlos de manera que signifiquen lo contrario?! rojos, más que rojos, que eso es lo que son, los tenemos infiltrados, a ver, quién ha sido el responsable…?), hoy la encuesta del CIS los coloca como segunda fuerza política en el voto de intención, incluso como primera, por encima del PP, en la franja de población de 13 a 45 años. "Podemos" es la victoria del sector que propugnábamos la institucionalización del movimiento Indignados 15M como partido político que entrara en el sistema en lugar de quedarnos como sinmple conciencia de la sociedad, Pepito Grillo, vox clamantis in deserto.
Podemos, podéis. Y lo primero que a mi juicio tenéis que hacer es decapitar a las hidras de esta sociedad, a saber la política austérica neoliberal europea y el Concordato con el Vaticano. En cuanto a la primera dos acciones: la inmediata re-modificación del artículo 135 de la Constitución que da primacía a los valores financieros por encima incluso de los derechos humanos y la expulsión fulminante de su puesto de presidente del Banco Central alemán al ginesito con cara de inocente Jens Weidman que lleva 5 años boicoteando cualquier medida que pueda beneficiar a los demás ciudadanos europeos, sólo en defensa de las instituciones financieras de Baviera. (Ya sé, ya sé que no tenemos competencia en este tema, pero algo habrá que hacer, digo yo). En cuanto a la segunda…, ya está bien, coño, ya está bien, haced laica a nuestra sociedad y quitadles todos los privilegios, desde las exenciones tributarias hasta su financiación, pasando por la enseñanza religiosa y expropiándoles los miles de edificios registrados a su nombre en los últimos años, con especial atención a la mezquita, mez-qui-ta, de Córdoba.
Luego recomponed la política del Servicio Público, en Sanidad, Educación, Investigación y Asistencial. Es fácil. Sólo es cuestión de recursos. En Sanidad no vendrá mal mantener una minoría de centros privados, sobre todo por su papel de referencia y de competitividad. En Educación habrá que consensuar una ley progresista y blindarla para que no la modifiquen a placer en cada lustro. En Asistencial habrá que comenzar con el subsidio mínimo en el umbral de la pobreza.
No caigáis en el error de dominar los mass media. Imitaríais a los corruptos. Si no hubiera estúpidas críticas y maledicencias, habría que inventarlas. Os mantendrán vivos y en espíritu de lucha, porque la libertad y la honestidad hay que ganarlas cada día. Si ladran será porque cabalgáis. Además a mí me divierte oírles llamaros populistas cuando propugnáis medidas razonables como puños contra sus populismos disfrazados con eufemismos y falacias. Eso sí, regulad como un cristal la transparencia y erradicad de inmediato cualquier asomo de corrupción en vuestras filas. Y no olvidéis, en ese tema, una implacable vigilancia.
Dadle a las instituciones del Estado el respeto, la independencia y la dignidad que se merecen, agilizando la Justicia y obligando a ser eficaces a los órganos de control y vigilancia, en especial la Agencia Tributaria y el Tribunal de Cuentas. En cuanto a la descentralización de la gestión pública mediante Empresas públicas, que no se controlen con una fiscalización a posteriori sino con “intervención previa”. Yo sé lo que me digo.
Luego llegará la hora de aliviar a la banca de sus activos tóxicos utilizando las 800.000 viviendas vacías para su alquiler social mediante la intervención de los Ayuntamientos.
Vosotros podréis. Podemos, podéis.

martes, 5 de agosto de 2014

925 (M 5/8/14) Las hazañas del gobierno del PP

El paradigma del político a imitar para Rajoy eran Matas de Baleares, lo recuerdan?, Camps y Cotino de Valencia, Fabra de Castellón, Bárcenas de la cúpula del aparato del PP, el cacique Baltar de Ourense, la alcaldesa de Alicante…, todos ellos corruptos confesos (Camps y Cotino lo serán en breve) y por tanto delincuentes, condenados por tribunales penales. El resto del personal del partido del gobierno se esfuerzan por emularlos cuanto pueden, aunque es difícil superarlos. Pero el modelo está claro, el modelo a imitar, claro.
       Como en muchos casos han fallado las argucias procesales y, condenados, no se atreven a seguir aplicando sus conocidos indultos, el gobierno del PP coge al toro por los cuernos y anuncia a bombo y platillo que a transparencia no les gana nadie. Y así prometen una ley de transparencia opaca cuya tramitación interrumpen continuamente porque no hay por dónde cogerla, al tiempo que aprietan sus filas sin expulsar a los miles que están procesados porque no pueden permitirse prescindir de quienes les darán votos, por clientelismo, nepotismo o por sobornos, en las elecciones. La ley anti-corrupción lleva meses de retórica sin avanzar en su trámite, sólo con el fin de poder cacarear, como no paran de hacerlo, que lideran la lucha contra los corruptos. Tanta falsedad y tan continua los ha vuelto esquizofrénicos y ya llegan a creerse las mentiras que se inventan.
Cuando en nuevas elecciones el electorado fiel del PP reafirma en sus cargos a delincuentes confesos, se confirman dos cuestiones: una, que la mierda es sistémica, pues embadurna todo, el aparato del partido, sus mass-media y las instituciones; y dos, que la corrupción incluye también a sus electores. Pues al votar a delincuentes se hacen cómplices y encubridores, lo cual también es delito.

Si además de lerdo y corrupto eres pedante, el resultado es patético. Nada más repelente que un insecto disfrazado de Superman y alardeando de ser un crack; o que este gobierno del PP presumiendo con toda desvergüenza de honestidad y eficacia y alardeando de ello.

lunes, 14 de julio de 2014

924.a (L 14/7/14) Actualizando

(De nuevo se trata de contrastar las diferencias entre la política económica neoliberal, farsante y clasista, que sólo se interesa por los mercados financieros, Y NO REGULADOS, en oposición a la socialdemócrata que persigue la prioridad del crecimiento de una economía productiva, de mercado pero REGULADO, y de la creación de empleo, profundizando en los derechos humanos y en una menor DESIGUALDAD económica y social.)
   1. Los BRICS crean su propio Fondo Monetario Internacional. Bravo! Los países emergentes, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, hartos de sufrir la aplicación de políticas neoliberales de la escuela de Chicago, puramente monetarias, financieras y fiscales del FMI actual, se deciden por crear su propio FMI alternativo que sepa, pueda y quiera aplicar una política expansiva cuyas prioridades sean las de la gran mayoría, a saber, el crecimiento económico y la creación de empleo REALES (y no simplemente cacareadas, como hace nuestro Gobierno actual, mentiroso compulsivo donde los haya). O como practica Europa bajo la batuta de esa maldición divina que es el presidente del Banco Central ALEMAN, Jens Weidman, por si alguno aún no lo sabía.
Herr Jens Weidman, Bundesbank
   2. El Ministro del Interior se remonta a 1938 para justificar la medalla de la policía a la Virgen, reza el titular. Sin comentarios. Sólo sugerirles que lo hagan a la del Rocío, para fortalecer la propuesta de la Ministra encargada de cacarear cada día lo bien que nos va a todos la política del Gobierno en materia de creación de puestos de trabajo. No sea que les pase lo que M.Vicent imaginaba cuando pensaba que el ex-Papa alemán y el argentino rezaran al mismo tiempo cada uno a su Unico Dios verdadero para que ganara su propio equipo, uno el alemán y el otro el argentino, en el Mundial de Fútbol 2014.
     3. El nuevo Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, mantendrá una política moderada y pragmática centrista. Imagino yo, a tenor de sus manifestaciones durante la campaña. Los socialistas de izquierda, me lo sigo imaginando, se habrían sentido más identificados con el tercer candidato, sevillano decano de Filosofía en Granada, José Antonio Pérez Tapias, que es el que se ha expresado con las ideas más claras durante la campaña, exigiendo, entre otras, la inmediata denuncia del Concordato con la Iglesia Católica y la derogación del artículo 135 de la Constitución modificada en 24 horas para priorizar el pago de la deuda incluso por encima de los derechos humanos. 

      (Aviso, no soy del PSOE. Ni de ningún otro. Aunque no puedo dejar de manifestarme a favor de PODEMOS que parece traer nuevos y frescos aires de regeneración democrática. Ojalá lo consigan, aunque sea con una plataforma en unión de IU, del PSOE, y de cualquiera que quiera participar en el intento.)

domingo, 13 de julio de 2014

924 (D 13/7/14) Diarrea de mentiras en la política neoliberal de la “casta” para mantener sus privilegios...

…a costa de expoliar a la gran mayoría de los ciudadanos menos favorecidos, aunque esto no es un coste para ellos sino un segundo objetivo por sí mismo.
Harto de escuchar falsedades y disparates al Gobierno, sus miembros y a la cúpula de su partido, decidí meterme debajo de la cama desde donde no tengo más remedio que asomarme aunque sólo sea para reproducir dos magníficos textos de Paul Krugman sobre las mentiras tortuosas a las que se ven obligados los defensores de la política económica neoliberal que en realidad sólo defienden sus propios intereses.

(Paul Krugman, premio Nobel en 2008, es profesor de Economía de Princeton Univ., USA)

1. Charlatanes, cascarrabias y Kansas
Hace dos años, Kansas se embarcó en un extraordinario experimento fiscal: rebajó drásticamente el impuesto sobre la renta sin tener ninguna idea clara de con qué sustituiría los ingresos perdidos. Sam Brownback, el gobernador, propuso la norma —en términos porcentuales, la mayor rebaja tributaria en un año aprobada nunca por un Estado— en estrecha colaboración con el economista Arthur Laffer. Y Brownback predijo que la bajada impulsaría un auge económico; “Fíjense en Texas”, proclamó.
Pero Kansas no va muy bien; de hecho, su economía se está quedando a la zaga tanto de los Estados vecinos como de Estados Unidos en general. Mientras tanto, el presupuesto del Estado se ha hundido en las profundidades del déficit, lo que ha hecho que Moody’s rebaje la calificación de su deuda. Hay en esto una lección importante, pero no es la que creen. Sí, el desastre de Kansas demuestra que las bajadas de impuestos no tienen poderes mágicos, pero eso ya lo sabíamos. La verdadera lección es el poder imperecedero que tienen las malas ideas, siempre que dichas ideas beneficien a la gente adecuada.
¿Por qué, después de todo, iba nadie a creer a estas alturas en la economía de la oferta, que afirma que las rebajas tributarias impulsan tanto la economía que se financian por sí solas, en gran medida o del todo? Esta doctrina se estrelló y ardió hace dos décadas, cuando casi toda la derecha —tras afirmar, engañosamente, que el rendimiento económico durante el mandato de Ronald Reagan validaba su doctrina— empezó a predecir que la subida de impuestos a los ricos por parte de Bill Clinton provocaría una recesión o incluso una depresión pura y dura. Lo que en realidad se produjo fue una expansión económica espectacular.
Y los liberales que han aceptado durante mucho tiempo la economía de la oferta y quienes la defienden no han sido los únicos que se han visto desacreditados por la experiencia. En 1998, en la primera edición de su muy vendido libro de texto sobre economía, el profesor de Harvard N. Gregory Mankiw —todo un republicano, y más tarde presidente del Consejo de Asesores Económicos de George W. Bush— escribía un párrafo muy famoso sobre el daño causado por los “charlatanes y cascarrabias”. En concreto, subrayaba la función desempeñada por “un pequeño grupo de economistas” que “aconsejaron al candidato presidencial Ronald Reagan que bajase de forma generalizada el impuesto sobre la renta para aumentar los ingresos tributarios”. Encabezando ese “pequeño grupo” se encontraba ni más ni menos que Art Laffer.
Y los defensores de la economía de la oferta, lejos de haber reparado su error después, han seguido equivocándose en los últimos años de forma tan grotesca como en la década de 1990. Por ejemplo, han pasado cinco años desde que Laffer nos avisó a los estadounidenses de que “podíamos esperar una rápida subida de los precios y unos tipos de interés muchísimo más altos en los próximos cuatro o cinco años”. Casi todos los de su bando le dieron la razón. Pero lo que hemos visto ha sido más bien poca inflación y unos tipos de interés más bajos que nunca.
De modo que ¿cómo han terminado los charlatanes y cascarrabias dictando las políticas de Kansas y, en menor medida, las de otros Estados? Sigamos el rastro del dinero.
La bajada de impuestos de Brownback no ha salido de la nada. Ha llegado tras un programa presentado por el Consejo Estadounidense de Intercambio Legislativo, o ALEC, que también ha respaldado una serie de estudios económicos cuyo propósito era demostrar que las rebajas de impuestos a las corporaciones y los ricos fomentan un crecimiento económico rápido. Los estudios son tan malos que dan vergüenza ajena, y la Junta de Especialistas del consejo —a la que pertenecen Laffer y Stephen Moore, de la Fundación Heritage— no se ha mostrado muy entusiasta a la hora de darles credibilidad. Pero es lo bastante bueno para los que trabajan contra el Gobierno.
¿Y qué es el ALEC? Es un grupo secreto, financiado por grandes corporaciones, que elabora borradores de modelos de leyes para políticos conservadores de nivel estatal. Ed Pilkington, de The Guardian, que ha conseguido algunos documentos filtrados del ALEC, lo describe como “casi un servicio de citas entre políticos estatales, políticos elegidos para cargos locales y muchas de las mayores empresas de Estados Unidos”. Y, cómo no, la mayoría de los esfuerzos del ALEC van encaminados a la privatización, la liberalización y las rebajas de impuestos a las corporaciones y los ricos.
Y me refiero exactamente a los ricos. El ALEC, a la vez que apoya las grandes rebajas del impuesto sobre la renta, pide que se aumenten los impuestos al consumo —cuyo peso recae especialmente en las familias con pocos ingresos— y que se reduzcan las ayudas basadas en la renta destinadas a las familias de clase trabajadora. De modo que su programa contempla bajarles los impuestos a los de arriba y subírselos a los de abajo, al tiempo que se recortan los servicios sociales.
Pero ¿cómo se puede justificar el hecho de enriquecer a los que ya son ricos al tiempo que se les ponen las cosas más difíciles a los que pasan apuros económicos? La respuesta es que uno necesita una teoría económica que afirme que una política así es la clave para la prosperidad de todos. La economía de la oferta responde a una necesidad respaldada por montones de dinero, y el hecho de que fracase una y otra vez no importa.
Y el desastre de Kansas tampoco tendrá importancia. Bueno, detendrá brevemente a los Estados que se plantean aplicar políticas similares. Pero el efecto no será muy duradero, porque la fe en la magia de las bajadas de impuestos no tiene que ver con los hechos; tiene que ver con encontrar motivos para darles a los poderosos lo que quieren.

2. Quién quiere la depresión?
(Una minoría de adinerados tiene una potentísima influencia en el debate sobre la política monetaria de Estados Unidos)
Una lección triste que he aprendido en los últimos años es que la economía es una disciplina mucho más política de lo querríamos creer. Bueno, es una forma de hablar. Pero antes de la crisis financiera, muchos economistas —incluso, hasta cierto punto, el que suscribe— pensaban que había un consenso profesional considerable en relación con algunos temas importantes.
Esto era especialmente cierto en el caso de la política monetaria. No han pasado tantos años desde que el Gobierno de George W. Bush declarase que una de las lecciones que habíamos aprendido tras la recesión de 2001 y la recuperación que la siguió era que “las políticas monetarias decididas pueden acortar y suavizar una recesión”. Entonces, sin duda, tendría que haber un consenso bipartidista a favor de una política monetaria más decidida a fin de combatir la crisis de 2007-2009, que era mucho peor. ¿No es así?
Pues no. He escrito muchas veces sobre el fenómeno del sadomonetarismo, la exigencia constante de que la Reserva Federal y otros bancos centrales dejen de intentar crear empleo y, en vez de eso, suban los tipos de interés, independientemente de las circunstancias. He indicado que la persistencia de este fenómeno tiene mucho que ver con la ideología, la que a su vez tiene mucho que ver con los intereses clasistas. Y sigo pensando que es así. 
Pero ahora creo que los intereses clasistas también influyen a través de un canal más rudimentario y directo. Dicho de forma bastante simple, las políticas presupuestarias expansivas, aunque pueden ayudar al conjunto de la economía, perjudican directamente a aquellos que obtienen muchos de sus ingresos de los bonos y otros activos que generan intereses (y estos son, fundamentalmente, los más ricos, en concreto el 0,01% con ingresos más altos).
Ésta es la historia hasta la fecha: la Reserva Federal lleva más de cinco años enfrentándose a las durísimas críticas de una coalición de economistas, expertos, políticos y magnates del sector financiero que le advierten de que está “degradando el dólar” y allanándole el camino a una inflación descontrolada. Uno podría pensar que el hecho de que esta predicción sobre la inflación siga sin materializarse serviría, al menos, para que se replanteasen las cosas, pero no es así. Algunos de los detractores se han sacado de la manga nuevos argumentos para no modificar sus demandas políticas —¡es por la inflación! No, ¡es por la estabilidad financiera!—, pero la mayoría se ha limitado a seguir repitiendo las mismas advertencias.
¿Quiénes son estos detractores que siempre se equivocan y nunca tienen dudas? Sin ninguna excepción que yo recuerde, provienen de la derecha del espectro político. ¿Pero por qué los sentimientos de derechas tienen que ir de la mano de la paranoia de la inflación? Una posible respuesta es que utilizar la política monetaria para combatir las crisis es una forma de activismo gubernamental. Y los conservadores no quieren legitimar la idea de que la acción gubernamental pueda, en algún caso, tener efectos positivos, porque una vez que se admite eso, se puede terminar respaldando cosas como un seguro sanitario garantizado por el Gobierno.
Pero quienes defienden los intereses de los ricos tienen un motivo mucho más simple para quejarse de las políticas presupuestarias expansivas: los ricos obtienen una parte importante de sus ingresos de los intereses sobre los bonos, y la política de los tipos de interés bajos ha reducido enormemente dichos ingresos.
Las quejas sobre los tipos de interés bajos suelen formularse en relación con el daño que se les está haciendo a los jubilados estadounidenses que viven de los intereses de sus certificados de depósitos. Pero los cobros de intereses de los estadounidenses de la tercera edad van a parar básicamente a una minoría pequeña y relativamente acomodada. En 2012, el jubilado estadounidense medio que cobra intereses obtuvo más de 3.000 dólares, pero la mitad del colectivo recibió 255 dólares o menos. Los que en realidad salen perdiendo con los tipos de interés bajos son los verdaderamente ricos (ni siquiera el 1%, sino el 0,1% o 0,01% más adinerado). Allá por 2007, antes de la crisis, un miembro medio del 0,01% ingresaba tres millones de dólares anuales en intereses (en dólares de 2012). En 2011, esa cifra había caído hasta los 1,3 millones de dólares (una pérdida equivalente a casi el 9% de los ingresos del colectivo en 2007).
Eso es mucho dinero, y seguramente explica gran parte de la histeria en torno a las políticas de la Reserva Federal. Los ricos tienen incluso más tendencia que la mayoría de la gente a creer que lo que es bueno para ellos es bueno para Estados Unidos (y su riqueza y las influencias que compra garantizan que siempre habrá abundancia de supuestos expertos dispuestos a encontrar justificaciones para esa actitud). De ahí el sadomonetarismo.
Lo que me lleva de nuevo a la politización de la economía.
Antes de la crisis financiera, muchos gobernadores de bancos centrales y economistas vivían, ahora está claro, en un mundo de fantasía y se imaginaban que eran tecnócratas aislados de la refriega política. Después de todo, su trabajo consistía en llevar el timón de la economía por entre los bajíos de la inflación y la depresión, ¿y quién podría poner objeciones a eso?
Resulta, sin embargo, que usar la política monetaria para combatir la depresión, aunque beneficie a la inmensa mayoría de los estadounidenses, no beneficia a una pequeña minoría adinerada. Y, en consecuencia, la política monetaria está tan metida en los conflictos ideológicos y de clase como la política fiscal.
La verdad es que, en una sociedad tan desigual y polarizada como la que ha llegado a ser la nuestra, casi todo es político. Acostúmbrense a ello.

domingo, 1 de junio de 2014

921a (D 1/6/14) Cuatro prendas, cuatro perlas, cuatro ejemplos

Con nombres y apellidos: Ricard Pagés, Juan Caellas, Manuel Troyano y José Abella, cuatro eximios directivos de Caixa Penedés, la que gracias a su pérfida gestión tuvo que ser rescatada con fondos públicos cercanos a los mil millones (1.000,000.000) de euros. Esto no les impidió expoliar a la Caixa 28,6 millones € para embolsárselos en sus bolsillos particulares en concepto de gratificaciones y pensiones blindadas. La fiscalía y el FROB pedían tres años y medio de prisión para el primero y tres años para los otros tres, por un delito continuado de administración desleal. La sentencia los condena a dos años para el primero y un año para los otros tres. Y como no pasa de dos años, y no tienen antecedentes penales, y han devuelto el dinero que de este modo se apropiaron, pues ni cárcel ni ná. Aunque a medida que hundían a la Caja ellos se aumentaban el sueldo un 20% anual hasta sobrepasar los 600.000 en el año 2010; aunque sus ingresos y planes de pensiones (privatizados sin pasar por el consejo de administración) burlaran los controles de supervisión de la entidad; aunque quedara probada “su actuación maliciosa, insidiosa y engañosa para lo sociedad…”; aunque, “abusando de la confianza, antepusieron sus intereses personales a los intereses sociales…”. A pesar de todo eso, como han devuelto el dinero y además son buena gente, pues ah! se siente, de la cárcel ni hablar.
         El verdadero delito, social, contra la salud pública, es el agujero de los casi mil millones que hemos pagado tú y yo para que ellos pudieran robar de las cajas como lo hicieron. Pero esos mil millones, también han devuelto ese dinero? Eso ni se contempla, qué barbaridad.
         El juez no entiende que, siendo un delito, tiene tipificado sus penas, y que al no pronunciar una sentencia ejemplarizante, incita a futuros delincuentes a robar sin miedo a perder la impunidad: bastará con guardar el dinero a buen recaudo durante 5 años. Al cabo de ese tiempo, el 80% (por decir algo) podrán disfrutarlo, sin más. Sin devolver ni un euro, por supuesto. Y el 20% restante, si se les juzga y condena, tranquilos, no pasa nada, el delito habrá prescrito. O se substituye la cárcel por un trabajillo social a lo Berlusconi. Y se devuelve el dinero, y ya está. Por válvulas de “escape” (nunca mejor dicho), que no falten.
        Pero qué clase de tribunales tenemos en España? qué medidas se toman contra la corrupción que tanto cacarean? No hará ni siquiera falta acudir a los indultos, que siempre estarán ahí por si fueran necesarios.

        Es posible que el juez no se quede ahí. Cuando les comunique la sentencia siempre podrá recriminarles con una colleja mientras les amonesta: ay, ay, ay, ay…

sábado, 31 de mayo de 2014

921 (S 31/5/14) Si “podemos” viene de podar…

Sabíamos que un nuevo movimiento político como “Podemos” podría ilusionar a los votantes. Y que lo hará mucho más en el futuro. Lo que no podíamos imaginar es que “la casta” (a la cual se ha adherido Felipe González, quién lo diría) le haya cogido de golpe tanto miedo. Y es que lo están viendo venir, que se les va a acabar el chollo, que peligran sus poltronas, sus escaños, sus expolios de fondos públicos y sus depredaciones de los privados en los fondos de los bolsillos vacíos de los más necesitados. Y sus gritos de alerta, y sus insultos (freakies, antisistema, el de la coleta, bolivarianos, radicales de extrema izquierda...), proclaman que se cagan patas abajo, como dicen en Argentina. Natural. Que no cunda el pánico.
Con las manifestaciones de personajes tan siniestros como Arriola, Burgos, Usía…, y medios como La Razón o ABC…, hemos podido ver desnuda la altura intelectual de los ideólogos del régimen.
      Gracias, eximios miembros del Gobierno, gracias por haber mentido tanto y tan descaradamente que hasta los más torpes y retrasados (no los comprados por vosotros, naturalmente) se hayan percatado por fin de lo que realmente sois. Pero se acerca la hora del desahucio de los “canallas legalizados”, como los ha bautizado Carlos Boyero en una simple crónica de cine.

viernes, 30 de mayo de 2014

920 (V 30/5/14) Exito gramatical

El texto siguiente lo publica hoy Juan José Millás, tal cual:

Éxito gramatical

Podemos es la primera persona del plural del presente de indicativo del verbo poder y también la primera del plural del presente de subjuntivo del verbo podar. La palabra Podemos genera, pues, una red de significados que activa la malla neuronal, como si fuera nueva. Al aislarla, se transforma en una especie de juguete, quizá en la pieza de un mecano a completar en la cabeza de cada uno. El sujeto elíptico de Podemos es nosotros. Nosotros Podemos. ¿Podemos qué? Aquí se debe añadir el complemento que más plazca al usuario. Podemos detener los desahucios. Podemos parar los pies a los poderes financieros. Podemos aminorar las desigualdades. Podemos dotar a la política de un sentido más noble. Podemos nacionalizar la electricidad, el gas, el agua. Podemos sanear el ambiente. Podemospodar. Podemos, en fin, es una oración gramatical.
El PSOE se fue al carajo cuando dijo No Podemos. No podemos negar a los bancos su derecho a dejarte sin casa, ni a las eléctricas el suyo a quitarte la luz, ni a las gasísticas el de cortarte la calefacción. No podemos, “cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste”, desoír las órdenes del Ibex 35. Aquel No Podemos fundacional de Zapatero marcó el rumbo a Rajoy. No Podemos dejar de pagar la deuda, No Podemos perseguir a los defraudadores fiscales, No Podemos meter en la cárcel a nuestros amigos corruptos, No Podemos evitar que los ricos sean cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres…
Estamos gobernados, en efecto, por la lógica del No Podemos (en el doble sentido de poder y podar). Una lógica desde la que una clase corrompida trabaja para sí y para los especuladores que la recogen más tarde en sus Consejos de Administración. El éxito de Podemos es por ahora de carácter sintáctico más que político. Pero la sintaxis no es mal sitio para empezar a hacer política.

jueves, 29 de mayo de 2014

919 (J 29/5/14) Cinco años más de muerte lenta

WANTED    x $

 Thatcher II
     Merkel promete más de lo mismo. Durante la próxima legislatura, que dice que es lo que se necesita para que la política neoliberal comience a dar frutos. Cinco años más de agonía nos esperan sin que nadie frene a los alemanes. Cinco años tras los cuales, aunque tuvieran éxito (que ya sabemos que no, como hemos podido comprobar en nuestras carnes) el costo sería inhumano e irreversible pues no quedaría ni un país latino que pudiera verlo, y mucho menos disfrutarlo. El costo ha sido cruel y excesivo. Además de que no habría servido para nada (fuera de los privilegiados).
    No han bastado los años pasados de política suicida austericente (austericidio significaría liquidar la austeridad, justo lo contrario de lo que se intenta expresar con ese término) para percatarse de que con ella no se llega a ningún lado…, fuera de proteger a las Cajas de Baviera y enriquecer a los ricos a costa de empobrecer más a los pobres. De ello se ha venido encargando el presidente del Banco Central alemán, Jens Weidmann, quien ha metido con éxito palos en las ruedas de una política expansiva europea, de iniciativas necesarias tales como el eurobono o la deuda global europea, de imponer de una vez un euro europeo y no un euro alemán, y demorar la aplicación de una política económica expansiva, a lo cual se ha sometido una Merkel hipnotizada por el gafotas del Bundesbank. Ya no puede hablarse de error, esto es ensañamiento.
     Parece que no ha nacido en Europa todavía quien pueda pegarle una patada en el trasero al genocida financiero alemán.