lunes, 14 de julio de 2014

924.a (L 14/7/14) Actualizando

(De nuevo se trata de contrastar las diferencias entre la política económica neoliberal, farsante y clasista, que sólo se interesa por los mercados financieros, Y NO REGULADOS, en oposición a la socialdemócrata que persigue la prioridad del crecimiento de una economía productiva, de mercado pero REGULADO, y de la creación de empleo, profundizando en los derechos humanos y en una menor DESIGUALDAD económica y social.)
   1. Los BRICS crean su propio Fondo Monetario Internacional. Bravo! Los países emergentes, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, hartos de sufrir la aplicación de políticas neoliberales de la escuela de Chicago, puramente monetarias, financieras y fiscales del FMI actual, se deciden por crear su propio FMI alternativo que sepa, pueda y quiera aplicar una política expansiva cuyas prioridades sean las de la gran mayoría, a saber, el crecimiento económico y la creación de empleo REALES (y no simplemente cacareadas, como hace nuestro Gobierno actual, mentiroso compulsivo donde los haya). O como practica Europa bajo la batuta de esa maldición divina que es el presidente del Banco Central ALEMAN, Jens Weidman, por si alguno aún no lo sabía.
Herr Jens Weidman, Bundesbank
   2. El Ministro del Interior se remonta a 1938 para justificar la medalla de la policía a la Virgen, reza el titular. Sin comentarios. Sólo sugerirles que lo hagan a la del Rocío, para fortalecer la propuesta de la Ministra encargada de cacarear cada día lo bien que nos va a todos la política del Gobierno en materia de creación de puestos de trabajo. No sea que les pase lo que M.Vicent imaginaba cuando pensaba que el ex-Papa alemán y el argentino rezaran al mismo tiempo cada uno a su Unico Dios verdadero para que ganara su propio equipo, uno el alemán y el otro el argentino, en el Mundial de Fútbol 2014.
     3. El nuevo Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, mantendrá una política moderada y pragmática centrista. Imagino yo, a tenor de sus manifestaciones durante la campaña. Los socialistas de izquierda, me lo sigo imaginando, se habrían sentido más identificados con el tercer candidato, sevillano decano de Filosofía en Granada, José Antonio Pérez Tapias, que es el que se ha expresado con las ideas más claras durante la campaña, exigiendo, entre otras, la inmediata denuncia del Concordato con la Iglesia Católica y la derogación del artículo 135 de la Constitución modificada en 24 horas para priorizar el pago de la deuda incluso por encima de los derechos humanos. 

      (Aviso, no soy del PSOE. Ni de ningún otro. Aunque no puedo dejar de manifestarme a favor de PODEMOS que parece traer nuevos y frescos aires de regeneración democrática. Ojalá lo consigan, aunque sea con una plataforma en unión de IU, del PSOE, y de cualquiera que quiera participar en el intento.)

domingo, 13 de julio de 2014

924 (D 13/7/14) Diarrea de mentiras en la política neoliberal de la “casta” para mantener sus privilegios...

…a costa de expoliar a la gran mayoría de los ciudadanos menos favorecidos, aunque esto no es un coste para ellos sino un segundo objetivo por sí mismo.
Harto de escuchar falsedades y disparates al Gobierno, sus miembros y a la cúpula de su partido, decidí meterme debajo de la cama desde donde no tengo más remedio que asomarme aunque sólo sea para reproducir dos magníficos textos de Paul Krugman sobre las mentiras tortuosas a las que se ven obligados los defensores de la política económica neoliberal que en realidad sólo defienden sus propios intereses.

(Paul Krugman, premio Nobel en 2008, es profesor de Economía de Princeton Univ., USA)

1. Charlatanes, cascarrabias y Kansas
Hace dos años, Kansas se embarcó en un extraordinario experimento fiscal: rebajó drásticamente el impuesto sobre la renta sin tener ninguna idea clara de con qué sustituiría los ingresos perdidos. Sam Brownback, el gobernador, propuso la norma —en términos porcentuales, la mayor rebaja tributaria en un año aprobada nunca por un Estado— en estrecha colaboración con el economista Arthur Laffer. Y Brownback predijo que la bajada impulsaría un auge económico; “Fíjense en Texas”, proclamó.
Pero Kansas no va muy bien; de hecho, su economía se está quedando a la zaga tanto de los Estados vecinos como de Estados Unidos en general. Mientras tanto, el presupuesto del Estado se ha hundido en las profundidades del déficit, lo que ha hecho que Moody’s rebaje la calificación de su deuda. Hay en esto una lección importante, pero no es la que creen. Sí, el desastre de Kansas demuestra que las bajadas de impuestos no tienen poderes mágicos, pero eso ya lo sabíamos. La verdadera lección es el poder imperecedero que tienen las malas ideas, siempre que dichas ideas beneficien a la gente adecuada.
¿Por qué, después de todo, iba nadie a creer a estas alturas en la economía de la oferta, que afirma que las rebajas tributarias impulsan tanto la economía que se financian por sí solas, en gran medida o del todo? Esta doctrina se estrelló y ardió hace dos décadas, cuando casi toda la derecha —tras afirmar, engañosamente, que el rendimiento económico durante el mandato de Ronald Reagan validaba su doctrina— empezó a predecir que la subida de impuestos a los ricos por parte de Bill Clinton provocaría una recesión o incluso una depresión pura y dura. Lo que en realidad se produjo fue una expansión económica espectacular.
Y los liberales que han aceptado durante mucho tiempo la economía de la oferta y quienes la defienden no han sido los únicos que se han visto desacreditados por la experiencia. En 1998, en la primera edición de su muy vendido libro de texto sobre economía, el profesor de Harvard N. Gregory Mankiw —todo un republicano, y más tarde presidente del Consejo de Asesores Económicos de George W. Bush— escribía un párrafo muy famoso sobre el daño causado por los “charlatanes y cascarrabias”. En concreto, subrayaba la función desempeñada por “un pequeño grupo de economistas” que “aconsejaron al candidato presidencial Ronald Reagan que bajase de forma generalizada el impuesto sobre la renta para aumentar los ingresos tributarios”. Encabezando ese “pequeño grupo” se encontraba ni más ni menos que Art Laffer.
Y los defensores de la economía de la oferta, lejos de haber reparado su error después, han seguido equivocándose en los últimos años de forma tan grotesca como en la década de 1990. Por ejemplo, han pasado cinco años desde que Laffer nos avisó a los estadounidenses de que “podíamos esperar una rápida subida de los precios y unos tipos de interés muchísimo más altos en los próximos cuatro o cinco años”. Casi todos los de su bando le dieron la razón. Pero lo que hemos visto ha sido más bien poca inflación y unos tipos de interés más bajos que nunca.
De modo que ¿cómo han terminado los charlatanes y cascarrabias dictando las políticas de Kansas y, en menor medida, las de otros Estados? Sigamos el rastro del dinero.
La bajada de impuestos de Brownback no ha salido de la nada. Ha llegado tras un programa presentado por el Consejo Estadounidense de Intercambio Legislativo, o ALEC, que también ha respaldado una serie de estudios económicos cuyo propósito era demostrar que las rebajas de impuestos a las corporaciones y los ricos fomentan un crecimiento económico rápido. Los estudios son tan malos que dan vergüenza ajena, y la Junta de Especialistas del consejo —a la que pertenecen Laffer y Stephen Moore, de la Fundación Heritage— no se ha mostrado muy entusiasta a la hora de darles credibilidad. Pero es lo bastante bueno para los que trabajan contra el Gobierno.
¿Y qué es el ALEC? Es un grupo secreto, financiado por grandes corporaciones, que elabora borradores de modelos de leyes para políticos conservadores de nivel estatal. Ed Pilkington, de The Guardian, que ha conseguido algunos documentos filtrados del ALEC, lo describe como “casi un servicio de citas entre políticos estatales, políticos elegidos para cargos locales y muchas de las mayores empresas de Estados Unidos”. Y, cómo no, la mayoría de los esfuerzos del ALEC van encaminados a la privatización, la liberalización y las rebajas de impuestos a las corporaciones y los ricos.
Y me refiero exactamente a los ricos. El ALEC, a la vez que apoya las grandes rebajas del impuesto sobre la renta, pide que se aumenten los impuestos al consumo —cuyo peso recae especialmente en las familias con pocos ingresos— y que se reduzcan las ayudas basadas en la renta destinadas a las familias de clase trabajadora. De modo que su programa contempla bajarles los impuestos a los de arriba y subírselos a los de abajo, al tiempo que se recortan los servicios sociales.
Pero ¿cómo se puede justificar el hecho de enriquecer a los que ya son ricos al tiempo que se les ponen las cosas más difíciles a los que pasan apuros económicos? La respuesta es que uno necesita una teoría económica que afirme que una política así es la clave para la prosperidad de todos. La economía de la oferta responde a una necesidad respaldada por montones de dinero, y el hecho de que fracase una y otra vez no importa.
Y el desastre de Kansas tampoco tendrá importancia. Bueno, detendrá brevemente a los Estados que se plantean aplicar políticas similares. Pero el efecto no será muy duradero, porque la fe en la magia de las bajadas de impuestos no tiene que ver con los hechos; tiene que ver con encontrar motivos para darles a los poderosos lo que quieren.

2. Quién quiere la depresión?
(Una minoría de adinerados tiene una potentísima influencia en el debate sobre la política monetaria de Estados Unidos)
Una lección triste que he aprendido en los últimos años es que la economía es una disciplina mucho más política de lo querríamos creer. Bueno, es una forma de hablar. Pero antes de la crisis financiera, muchos economistas —incluso, hasta cierto punto, el que suscribe— pensaban que había un consenso profesional considerable en relación con algunos temas importantes.
Esto era especialmente cierto en el caso de la política monetaria. No han pasado tantos años desde que el Gobierno de George W. Bush declarase que una de las lecciones que habíamos aprendido tras la recesión de 2001 y la recuperación que la siguió era que “las políticas monetarias decididas pueden acortar y suavizar una recesión”. Entonces, sin duda, tendría que haber un consenso bipartidista a favor de una política monetaria más decidida a fin de combatir la crisis de 2007-2009, que era mucho peor. ¿No es así?
Pues no. He escrito muchas veces sobre el fenómeno del sadomonetarismo, la exigencia constante de que la Reserva Federal y otros bancos centrales dejen de intentar crear empleo y, en vez de eso, suban los tipos de interés, independientemente de las circunstancias. He indicado que la persistencia de este fenómeno tiene mucho que ver con la ideología, la que a su vez tiene mucho que ver con los intereses clasistas. Y sigo pensando que es así. 
Pero ahora creo que los intereses clasistas también influyen a través de un canal más rudimentario y directo. Dicho de forma bastante simple, las políticas presupuestarias expansivas, aunque pueden ayudar al conjunto de la economía, perjudican directamente a aquellos que obtienen muchos de sus ingresos de los bonos y otros activos que generan intereses (y estos son, fundamentalmente, los más ricos, en concreto el 0,01% con ingresos más altos).
Ésta es la historia hasta la fecha: la Reserva Federal lleva más de cinco años enfrentándose a las durísimas críticas de una coalición de economistas, expertos, políticos y magnates del sector financiero que le advierten de que está “degradando el dólar” y allanándole el camino a una inflación descontrolada. Uno podría pensar que el hecho de que esta predicción sobre la inflación siga sin materializarse serviría, al menos, para que se replanteasen las cosas, pero no es así. Algunos de los detractores se han sacado de la manga nuevos argumentos para no modificar sus demandas políticas —¡es por la inflación! No, ¡es por la estabilidad financiera!—, pero la mayoría se ha limitado a seguir repitiendo las mismas advertencias.
¿Quiénes son estos detractores que siempre se equivocan y nunca tienen dudas? Sin ninguna excepción que yo recuerde, provienen de la derecha del espectro político. ¿Pero por qué los sentimientos de derechas tienen que ir de la mano de la paranoia de la inflación? Una posible respuesta es que utilizar la política monetaria para combatir las crisis es una forma de activismo gubernamental. Y los conservadores no quieren legitimar la idea de que la acción gubernamental pueda, en algún caso, tener efectos positivos, porque una vez que se admite eso, se puede terminar respaldando cosas como un seguro sanitario garantizado por el Gobierno.
Pero quienes defienden los intereses de los ricos tienen un motivo mucho más simple para quejarse de las políticas presupuestarias expansivas: los ricos obtienen una parte importante de sus ingresos de los intereses sobre los bonos, y la política de los tipos de interés bajos ha reducido enormemente dichos ingresos.
Las quejas sobre los tipos de interés bajos suelen formularse en relación con el daño que se les está haciendo a los jubilados estadounidenses que viven de los intereses de sus certificados de depósitos. Pero los cobros de intereses de los estadounidenses de la tercera edad van a parar básicamente a una minoría pequeña y relativamente acomodada. En 2012, el jubilado estadounidense medio que cobra intereses obtuvo más de 3.000 dólares, pero la mitad del colectivo recibió 255 dólares o menos. Los que en realidad salen perdiendo con los tipos de interés bajos son los verdaderamente ricos (ni siquiera el 1%, sino el 0,1% o 0,01% más adinerado). Allá por 2007, antes de la crisis, un miembro medio del 0,01% ingresaba tres millones de dólares anuales en intereses (en dólares de 2012). En 2011, esa cifra había caído hasta los 1,3 millones de dólares (una pérdida equivalente a casi el 9% de los ingresos del colectivo en 2007).
Eso es mucho dinero, y seguramente explica gran parte de la histeria en torno a las políticas de la Reserva Federal. Los ricos tienen incluso más tendencia que la mayoría de la gente a creer que lo que es bueno para ellos es bueno para Estados Unidos (y su riqueza y las influencias que compra garantizan que siempre habrá abundancia de supuestos expertos dispuestos a encontrar justificaciones para esa actitud). De ahí el sadomonetarismo.
Lo que me lleva de nuevo a la politización de la economía.
Antes de la crisis financiera, muchos gobernadores de bancos centrales y economistas vivían, ahora está claro, en un mundo de fantasía y se imaginaban que eran tecnócratas aislados de la refriega política. Después de todo, su trabajo consistía en llevar el timón de la economía por entre los bajíos de la inflación y la depresión, ¿y quién podría poner objeciones a eso?
Resulta, sin embargo, que usar la política monetaria para combatir la depresión, aunque beneficie a la inmensa mayoría de los estadounidenses, no beneficia a una pequeña minoría adinerada. Y, en consecuencia, la política monetaria está tan metida en los conflictos ideológicos y de clase como la política fiscal.
La verdad es que, en una sociedad tan desigual y polarizada como la que ha llegado a ser la nuestra, casi todo es político. Acostúmbrense a ello.

domingo, 1 de junio de 2014

921a (D 1/6/14) Cuatro prendas, cuatro perlas, cuatro ejemplos

Con nombres y apellidos: Ricard Pagés, Juan Caellas, Manuel Troyano y José Abella, cuatro eximios directivos de Caixa Penedés, la que gracias a su pérfida gestión tuvo que ser rescatada con fondos públicos cercanos a los mil millones (1.000,000.000) de euros. Esto no les impidió expoliar a la Caixa 28,6 millones € para embolsárselos en sus bolsillos particulares en concepto de gratificaciones y pensiones blindadas. La fiscalía y el FROB pedían tres años y medio de prisión para el primero y tres años para los otros tres, por un delito continuado de administración desleal. La sentencia los condena a dos años para el primero y un año para los otros tres. Y como no pasa de dos años, y no tienen antecedentes penales, y han devuelto el dinero que de este modo se apropiaron, pues ni cárcel ni ná. Aunque a medida que hundían a la Caja ellos se aumentaban el sueldo un 20% anual hasta sobrepasar los 600.000 en el año 2010; aunque sus ingresos y planes de pensiones (privatizados sin pasar por el consejo de administración) burlaran los controles de supervisión de la entidad; aunque quedara probada “su actuación maliciosa, insidiosa y engañosa para lo sociedad…”; aunque, “abusando de la confianza, antepusieron sus intereses personales a los intereses sociales…”. A pesar de todo eso, como han devuelto el dinero y además son buena gente, pues ah! se siente, de la cárcel ni hablar.
         El verdadero delito, social, contra la salud pública, es el agujero de los casi mil millones que hemos pagado tú y yo para que ellos pudieran robar de las cajas como lo hicieron. Pero esos mil millones, también han devuelto ese dinero? Eso ni se contempla, qué barbaridad.
         El juez no entiende que, siendo un delito, tiene tipificado sus penas, y que al no pronunciar una sentencia ejemplarizante, incita a futuros delincuentes a robar sin miedo a perder la impunidad: bastará con guardar el dinero a buen recaudo durante 5 años. Al cabo de ese tiempo, el 80% (por decir algo) podrán disfrutarlo, sin más. Sin devolver ni un euro, por supuesto. Y el 20% restante, si se les juzga y condena, tranquilos, no pasa nada, el delito habrá prescrito. O se substituye la cárcel por un trabajillo social a lo Berlusconi. Y se devuelve el dinero, y ya está. Por válvulas de “escape” (nunca mejor dicho), que no falten.
        Pero qué clase de tribunales tenemos en España? qué medidas se toman contra la corrupción que tanto cacarean? No hará ni siquiera falta acudir a los indultos, que siempre estarán ahí por si fueran necesarios.

        Es posible que el juez no se quede ahí. Cuando les comunique la sentencia siempre podrá recriminarles con una colleja mientras les amonesta: ay, ay, ay, ay…

sábado, 31 de mayo de 2014

921 (S 31/5/14) Si “podemos” viene de podar…

Sabíamos que un nuevo movimiento político como “Podemos” podría ilusionar a los votantes. Y que lo hará mucho más en el futuro. Lo que no podíamos imaginar es que “la casta” (a la cual se ha adherido Felipe González, quién lo diría) le haya cogido de golpe tanto miedo. Y es que lo están viendo venir, que se les va a acabar el chollo, que peligran sus poltronas, sus escaños, sus expolios de fondos públicos y sus depredaciones de los privados en los fondos de los bolsillos vacíos de los más necesitados. Y sus gritos de alerta, y sus insultos (freakies, antisistema, el de la coleta, bolivarianos, radicales de extrema izquierda...), proclaman que se cagan patas abajo, como dicen en Argentina. Natural. Que no cunda el pánico.
Con las manifestaciones de personajes tan siniestros como Arriola, Burgos, Usía…, y medios como La Razón o ABC…, hemos podido ver desnuda la altura intelectual de los ideólogos del régimen.
      Gracias, eximios miembros del Gobierno, gracias por haber mentido tanto y tan descaradamente que hasta los más torpes y retrasados (no los comprados por vosotros, naturalmente) se hayan percatado por fin de lo que realmente sois. Pero se acerca la hora del desahucio de los “canallas legalizados”, como los ha bautizado Carlos Boyero en una simple crónica de cine.

viernes, 30 de mayo de 2014

920 (V 30/5/14) Exito gramatical

El texto siguiente lo publica hoy Juan José Millás, tal cual:

Éxito gramatical

Podemos es la primera persona del plural del presente de indicativo del verbo poder y también la primera del plural del presente de subjuntivo del verbo podar. La palabra Podemos genera, pues, una red de significados que activa la malla neuronal, como si fuera nueva. Al aislarla, se transforma en una especie de juguete, quizá en la pieza de un mecano a completar en la cabeza de cada uno. El sujeto elíptico de Podemos es nosotros. Nosotros Podemos. ¿Podemos qué? Aquí se debe añadir el complemento que más plazca al usuario. Podemos detener los desahucios. Podemos parar los pies a los poderes financieros. Podemos aminorar las desigualdades. Podemos dotar a la política de un sentido más noble. Podemos nacionalizar la electricidad, el gas, el agua. Podemos sanear el ambiente. Podemospodar. Podemos, en fin, es una oración gramatical.
El PSOE se fue al carajo cuando dijo No Podemos. No podemos negar a los bancos su derecho a dejarte sin casa, ni a las eléctricas el suyo a quitarte la luz, ni a las gasísticas el de cortarte la calefacción. No podemos, “cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste”, desoír las órdenes del Ibex 35. Aquel No Podemos fundacional de Zapatero marcó el rumbo a Rajoy. No Podemos dejar de pagar la deuda, No Podemos perseguir a los defraudadores fiscales, No Podemos meter en la cárcel a nuestros amigos corruptos, No Podemos evitar que los ricos sean cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres…
Estamos gobernados, en efecto, por la lógica del No Podemos (en el doble sentido de poder y podar). Una lógica desde la que una clase corrompida trabaja para sí y para los especuladores que la recogen más tarde en sus Consejos de Administración. El éxito de Podemos es por ahora de carácter sintáctico más que político. Pero la sintaxis no es mal sitio para empezar a hacer política.

jueves, 29 de mayo de 2014

919 (J 29/5/14) Cinco años más de muerte lenta

WANTED    x $

 Thatcher II
     Merkel promete más de lo mismo. Durante la próxima legislatura, que dice que es lo que se necesita para que la política neoliberal comience a dar frutos. Cinco años más de agonía nos esperan sin que nadie frene a los alemanes. Cinco años tras los cuales, aunque tuvieran éxito (que ya sabemos que no, como hemos podido comprobar en nuestras carnes) el costo sería inhumano e irreversible pues no quedaría ni un país latino que pudiera verlo, y mucho menos disfrutarlo. El costo ha sido cruel y excesivo. Además de que no habría servido para nada (fuera de los privilegiados).
    No han bastado los años pasados de política suicida austericente (austericidio significaría liquidar la austeridad, justo lo contrario de lo que se intenta expresar con ese término) para percatarse de que con ella no se llega a ningún lado…, fuera de proteger a las Cajas de Baviera y enriquecer a los ricos a costa de empobrecer más a los pobres. De ello se ha venido encargando el presidente del Banco Central alemán, Jens Weidmann, quien ha metido con éxito palos en las ruedas de una política expansiva europea, de iniciativas necesarias tales como el eurobono o la deuda global europea, de imponer de una vez un euro europeo y no un euro alemán, y demorar la aplicación de una política económica expansiva, a lo cual se ha sometido una Merkel hipnotizada por el gafotas del Bundesbank. Ya no puede hablarse de error, esto es ensañamiento.
     Parece que no ha nacido en Europa todavía quien pueda pegarle una patada en el trasero al genocida financiero alemán.

sábado, 24 de mayo de 2014

914 (S 24/5/14) Pacto por un Monopartidismo


Es un hecho. Que los dos “grandes” partidos no se hayan pronunciado sobre la corrupción, es a lo que me refiero. Con lo cual es evidente que hay un pacto, expreso o latente, que confirma la sospecha de que se está fraguando una gran coalición para el próximo gobierno mediante una alianza entre los dos partidos políticos mayoritarios. Pero por qué? y para qué?
Se me ocurren de bote pronto dos motivos: Uno, blindarse contra la explosión de partidos pequeños donde están refugiándose los votantes que huyen decepcionados de la política. Dos, que ambos partidos son conscientes de que una reyerta sobre la corrupción, tirándose los cohechos a la cabeza, erosionaría su crédito más todavía. Saldrían perdiendo los dos, con beneficio para ninguno. Lo cual está tan claro que ni siquiera haría falta un acuerdo expreso para que cumplan el mutuo silencio a pies juntillas. No es cierto, pues, que se esté fraguando una coalición bipartidista hacia el monopartidismo, es que ya funcionan como tal, lo hayan acordado o no de un modo expreso.

Es natural que los dos grandes partidos, como cualquier organismo vivo, luchen a muerte por su supervivencia. Pero acercándose entre ellos para un gobierno conjunto bipartidista, corren el peligro de que resulte evidente que en España ni siquiera existen dos partidos, pues ambos se confunden en la gestión práctica. Lo real es un Monopartidismo que, si se institucionaliza, revelará le verdadera situación de nuestra democracia, que no ha dejado de ser un apéndice el franquista Movimiento Nacional. Mantendrán la doble cara, como Jano -antecedente de las puertas giratorias?- , para dar una imagen de democracia en la escena internacional, pero actuarán como lo que nunca hemos dejado de ser: un régimen autoritario que añora los tiempos franquistas.

viernes, 23 de mayo de 2014

913 (V 23/5/14) Escaños en blanco

Se trata de no dejar de votar, pues entonces esos “votos” se los repartirían gratuitamente entre los partidos más votados, que es justamente lo que se quiere evitar, sino de votar expresamente el rechazo al sistema actual de representación política que rechazamos. Los representantes así elegidos tendrían en el Congreso su sillón que dejarían vacío para dejar patente nuestro repudio al sistema vigente de partidos monolíticos que impiden ni siquiera pensar a los diputados elegidos.
Una utópica mayoría de este “partido” transversal permitiría abrir en el Congreso un proceso constituyente que modificaría de raíz la legislación actual, sobre todo la impuesta a decretazos por el partido actualmente en el gobierno. Supongo. Y así lo sugiero.
En la web “escaños en blanco” se dice que hay un solo punto en su programa: dejar vacíos los escaños que consigan renunciando a cualquier tipo de sueldo o subvención. “Se trata de transformar tu voto en escaños vacíos, dando visibilidad a tu rechazo de forma oficial e inequívoca dentro de las instituciones. Sin salarios ni subvenciones. Al no tomar plena posesión del cargo no tendremos derecho a recibir retribuciones de ningún tipo.”
Los sillones vacíos serán una bofetada, un grito estentóreo, contra el borreguismo de los miembros de los demás partidos, además de un atisbo de esperanza de cambio que pueda regenerar las instituciones de nuestra falsa democracia. Mola. Yo me apunto.
Mucho de correcta tendrá esta propuesta cuando el poder la califica de “populista” que es el término que utilizan cada vez que atacan iniciativas democráticas.
Si en las elecciones del año 2009 votó sólo el 40% del electorado (12,6 millones de un total de 31 que componía el cuerpo electoral, con 6,5 millones el PP y 6,1 el PSOE) y 19 millones, un 60% de todos los posibles votantes, nos abstuvimos de participar, qué conseguimos? que los dos partidos de mangantes se repartieran nuestros votos no emitidos como si fueran suyos propios. No caigamos de nuevo en ese error: si queremos no votar, dejemos constancia de nuestra elección. Pero votando en blanco, porque si dejamos de votar nos los robarán para quedarse con ellos, como hacen con todo, como siempre.

jueves, 22 de mayo de 2014

912 (J 22/5/14) SuperCañete


Y va el SuperCañete, magnífico representante del partido en el Gobierno -por eso lo eligieron-y al día siguiente del debate contra la Valenciano le espeta al radiooyente (más o menos): “es que yo no podía ser yo, si hubiera sido yo…, ay, madre, la que se podría haber armado; a mí debatir con las mujeres me resulta complicado; si hubiera entrado a matar con mi superioridad intelectual (con lo cual la habría barrido del plató y de la escena política, añado yo para explicitar su pensamiento), hoy podrían tildarme de machista…”
        O sea, que se declaró derrotado. En contra de la portavoz del debate en su partido que aseguraba su victoria al haberse enfrentado con hechos (datos) a las palabras vacías de la socialista.
       O sea que, autoproclamándose galante, protector de la mujer y todo un gentleman del siglo XIX, de los que ya no quedan, se mostraba como un machista redomado.
       O sea, que se autodeclaraba superior intelectualmente a su adversaria, no sólo a nivel personal sino por la premisa axiomática del sexo (o género);
     O sea, que si “le resulta complicado debatir con mujeres”, o bien pide que se las excluya del debate político o bien está admitiendo que el problema está en él y no en las mujeres, como pretendía torpemente insinuar.
       Así que SuperCañete va de sobrado por la vida (política?) cuando en realidad tanto él como sus asesores partieron de la base de su incapacidad al obligarse a leer el guión que le habían escrito -incluso los chistes, como observa J.Estefanía-, sin salirse del texto ni una coma, no fuera que saltaran evidentes sus torpezas.
       Cuando Valenciano le corrigió el término que SuperCañete había utilizado para hablar de los “discapacitados”, conminándole a que lo substituyera por el de “personas discapacitadas”, la socialista no se percató de que el pepero estaba hablando de sí mismo.
         Y este prenda es lo mejor que el PP puede presentar! imaginaos el resto!
        Y si este descerebrado, que va más a Comisario que a simple Diputado, va a ser un puntal en la gestión de los designios de la nueva Europa, qué es lo que nos espera? Que le encierren con una camisa de fuerza, por favor, antes de que sea demasiado tarde!

         Y aún queda lo peor: cómo se puede explicar el grado de analfabetismo político de los que van a votarles de nuevo? (fuera de los que maman de la gran teta del poder).

miércoles, 21 de mayo de 2014

911 (X 21/5/14) La herencia recibida


Así titula Juan José de la Cámara Martínez, de Guadalajara, su carta al director de un diario, recopilando los éxitos de este Gobierno en materia de política económica y social:
El Gobierno actual del PP se enganchó desde el primer momento de la legislatura a llevar a cabo su particular destrucción basándose hábilmente en un discurso descalificador de adversarios y competidores políticos por la desastrosa “herencia recibida” del Gobierno de Zapatero. Ellos eran los únicos salvadores posibles. Ellos saben y todos sabemos que todos los Gobiernos reciben y dejan herencias. Los de Aznar propiciaron un crecimiento económico grande, pero insano y basado en las privatizaciones indiscriminadas de lo público y la gran burbuja inmobiliaria; Zapatero cometió buenos errores en su etapa final, sobre todo en lo referente a no reconocer la crisis económica. Rajoy nos deja y dejará una herencia fundamentada en graves realidades como: austeridad, desigualdad, desaparición de derechos, más desempleados y menos subsidios de desempleo, pensiones menores, destrozos injustificables en educación, sanidad, investigación, medio ambiente y energías renovables; desahucios, deuda pública bestial, un rescate económico de entidades financieras que tendremos que pagar de forma injusta todos los ciudadanos, un modelo fiscal regresivo, una desconfianza en la política y una separación peligrosa de muchísimos ciudadanos de una democracia representativa —la quieren más participativa—, represión en aumento contra las libertades de expresión, manifestación y reunión y un largo etcétera. Mucho debería contenerse el candidato popular a las elecciones europeas, señor Cañete, de hablar de herencias.

martes, 20 de mayo de 2014

910 (M 20/5/14) Subimos o bajamos?

         Se profundiza la recesión económica o crece la economía según los datos oficiales manipulados? Sube la bolsa de los magnates o baja la de los menesterosos? Hemos sobrepasado los límites históricos en materia de desigualdad económico y social o esa brecha es la mínima de todos los tiempos, como cacarean impúdicamente los miembros económicos y sociales del gobierno? La riqueza es fruto de un esfuerzo personal, como alardean nuestros próceres, o más bien son éstos parásitos que se nutren de herencias y rentas financieras? La profundización pregonada de las reformas aplicadas son una intervención quirúrgica necesaria para un futuro mejor de todos, o más bien son un ensañamiento contra los menos favorecidos para hundirles en su fosa de un modo irreversible? Intentamos una España ilustrada, moderna y laica, o por el contrario practicamos la codicia, el dogma impuesto y la moral hipócrita y objetiva?
Subimos el empleo hoy según el paro registrado o bajamos las cifras del empleo de ayer según la EPA homologada por Bruselas?
Ahora ya entendemos lo del gallego a mitad de la escalera.

lunes, 19 de mayo de 2014

909 (L 19/5/14) Los políticos corruptos no son los peores


     Nos quejamos, y con toda la razón, de la catadura y comportamientos de nuestros políticos falaces, misántropos, misóginos, taimados, y corruptos hasta la médula, por no decir otra parte del cuerpo más escabrosa. Lo cual son todos (me refiero a los que ejercen o hayan ejercido el Poder), pues los que presumen de ser íntegros de alguna u otra forma se aprovechan de sus cargos, gozan de privilegios y, sobre todo, son cómplices por encubrimiento de los corruptos, al guardar ellos silencio.
     Si M.Vicent lleva razón cuando exige a los políticos una “integridad moral, libertad intelectual y rebeldía social”, las tres condiciones juntas no bastando dos de ellas, la libertad brilla por su ausencia ante la opacidad y disciplina de partido, y la rebeldía social es incompatible con unos valores conservadores. Así que la propia estructura institucional de los partidos impide a sus militantes electos expresarse con libertad y rebeldía. La expresión de rebeldía la tachan de populismo. Lo de la integridad moral no merece la pena comentarlo, basta con mirar alrededor y ver cómo se multiplican los casos de corrupción cada semana.
Pero los políticos lo son por haber sido elegidos por los ciudadanos. Somos los ciudadanos los que les prestamos nuestra confianza, los que les “nombramos”, aunque en la práctica eso no esté tan claro, los que les “contratamos y remuneramos, o sea, les pagamos” (y eso está menos claro todavía), los que les colocamos cerca de los fondos públicos que han de administrar en aras del interés general, pero que luego gestionan en beneficio propio y de sus partidos. Así que peores que los políticos corruptos somos los ciudadanos que, votándoles, los hacemos posibles. Y si encima los confirmamos, reeligiéndolos, después de conocerlos…, entonces apaga y vámonos.

domingo, 18 de mayo de 2014

908(D 18/5/14) En LatinoAmérica, hoy, sin los pobres no se puede ser gobierno

Joaquín Villalobos, que fue guerrillero salvadoreño y es consultor para la resolución de conflictos internacionales ve así la reciente evolución de la América Latina, en su artículo:

Inteligencia, paciencia y mucho diálogo

Latinoamérica logró progresos democráticos extraordinarios, pero con pocos resultados para los pobres. Continuó siendo la región más desigual del planeta. El consenso de Washington adelgazó a los Estados y volvió obesos a pequeños grupos del sector privado. Fue una liberalización a medias que le dio continuidad al modelo extractivo y no a un capitalismo de amplia base empresarial. La democracia elevó la demanda social, pero las políticas económicas empobrecieron la oferta social y de seguridad del Estado.
Guatemala redujo dramáticamente su poder coercitivo como consecuencia de la liberalización económica y no por la guerra insurgente que sufría. El resultado fue un vacío de poder que llenaron grupos criminales y lo mismo ha ocurrido en Honduras y El Salvador. Países con ausencia o déficit severo de Estado tomaron dogmáticamente la idea (neoliberal) de los organismos financieros…./… La crisis de seguridad en casi todo el continente tiene más relación con debilidad del Estado que con las drogas. Los linchamientos de delincuentes, la aparición de paramilitares, las treguas con criminales, los 700.000 casos de cólera en Haití y su rápida expansión hacia otros países, son en parte resultados del dogma de Estado famélico que dejó el consenso de Washington.
Durante el ajuste económico las opciones de derecha tuvieron ventaja, los casos más emblemáticos fueron el Chile de Pinochet, la Argentina de Menem y el Perú de Fujimori. Pero la democratización volvió hegemónica a la izquierda en casi todo el continente. La derecha tradicional en sentido estricto gobierna en países de escasa relevancia como Guatemala, Honduras y Paraguay. A partir de la victoria de la oposición en Panamá el resto del continente queda en manos de coaliciones de centro, centro izquierda e izquierda. Esto no obedece a razones ideológicas, sino a la prioridad que estas fuerzas han dado a las políticas sociales. Por ello se volvieron tan importantes en algunos lugares los miles de médicos cubanos que llegaban donde nadie quería llegar. La derecha se aferró a la receta económica y perdió terreno político. Así, la izquierda en versiones moderadas, extremas, ilustradas, no ilustradas y caudillistas tomó ventaja.
No es casual que ahora haya un indígena sindicalista en la presidencia de Bolivia, un chófer de autobús de presidente de Venezuela, que ex guerrilleros presidan los gobiernos de Brasil, Uruguay y Nicaragua y que el presidente electo de El Salvador sea un exguerrillero maestro de primaria. La inclusión es el componente principal en toda transición y los sectores que estuvieron excluidos buscan tener su propia representación política y ésta será conforme a la educación que tenga la sociedad.
La mayoría de los partidos de derecha llamaron populismo a las políticas sociales. Como juicio académico podía tener sentido, pero como bandera política frente a millones de pobres que ahora votan ha sido suicida y los ha dejado sin oferta electoral. Este debate alcanza incluso a los Estados Unidos, donde pobres e inmigrantes han empezado a decidir las elecciones y donde sectores de la derecha pretenden echar atrás el programa de salud del presidente Obama que beneficia a millones de personas. Si este proceso de inclusión ha provocado una elevada polarización en Estados Unidos, ¿cómo no se iban a polarizar de manera más dramática Bolivia, Ecuador o Venezuela?
La democracia es sólo una técnica de gobierno, no una religión que acaba milagrosamente con los conflictos; al contrario, en algunos casos los pueden hacer crecer. No se puede meter la realidad en la ideología, en el tribal Afganistán fracasaron el comunismo y el liberalismo, porque no existen las clases que puedan sustentarlos. En Latinoamérica los recién sentados a la mesa del poder llegan a ésta con grandes deficiencias de conocimiento que suplen con ideología, cargados de agravios históricos, sin poder económico y desconfiados esperando golpes de Estado. Los antiguos poderes han tenido el monopolio del dinero, de la política, de los medios de comunicación y del conocimiento, hablan inglés, saben de economía, y conocen el mundo, mientras del otro lado hay hambre de todo. No es extraño que así como ahora hay una reacción racista en algunas derechas existan abusos de poder, revanchismo, políticas autoritarias, uso del Estado para tener ventajas económicas y hasta oportunismo sin ideología en algunos gobiernos de izquierda. Están emergiendo nuevas élites económicas y políticas que darán equilibrio al poder y este proceso desgraciadamente no será ni puro, ni transparente, ni perfecto.

       América Latina está viviendo un proceso de inclusión al que le falta mucho para que deje de ser conflictivo. Bolivia está avanzando en resolver los cinco siglos de exclusión indígena, mientras Guatemala ni siquiera ha comenzado. En este escenario hay izquierdas sin política económica y derechas sin oferta social. Unos que reparten, pero no producen y otros que producen, pero no reparten. Lo primero es insostenible y lo segundo es conflicto porque la desigualdad es esencialmente un problema de estabilidad y seguridad. La buena noticia es que ahora, desde Washington hasta Buenos Aires, sin los pobres, que son mayoría, no se puede ser gobierno.

sábado, 17 de mayo de 2014

907 (S 17/5/14) Esperanza, maldita esperanza

Sí, maldita sea la esperanza en una vida ultraterrena mejor a costa de someter a los Poderes tu vida ahora en esta tierra. Maldita sea la esperanza en crear empleo no sabemos cuándo a costa de crear parados ahora. Maldita sea la esperanza, porque te aliena, te separa de la realidad y te roba la dignidad.
      Esta virtud es un vicio, un instrumento de poder sometiendo, por ejemplo, los cerebros de los crédulos creyentes que creen que la política económica actual y la reforma laboral tendrán sus frutos el día de mañana. Mejor no concretemos. Y si lo hacemos, vayamos preparando los argumentos para justificar por qué no fue así, o diremos por las bravas con todo el descaro que en efecto se ha cumplido todo lo que prometimos, o, en fin, ensalzaremos de nuevo la esperanza en el futuro para que este expolio se siga practicando.
       Lo que nos exigen es un acto de fe. Un acto de fe, tan absurdo en este como en cualquier otro caso. Porque sólo en el terreno irracional puede exigirse la fidelidad al absurdo. Sometiendo la voluntad de los fieles mediante promesas (falsas todas), la política y la religión se cogen de la mano y se apoyan mutuamente.
         Y encima es lo último que se pierde.

viernes, 16 de mayo de 2014

906 (V 16/5/14) Integración, no; adaptación


Es lo que pide el camerunés que entrevistó Gonzo en El Intermedio del canal de Tv La Sexta el miércoles 7/5.  Se llama Albert Bitoden Yaka, reside en Sevilla  y dirige (coordina) la ONG  CEPAIM, Consorcio de Entidades para la Acción Integral con Migrantes, nacida en Murcia en 1994 y convertida en Fundación en el año 2008. Albert Yaka se ha nacionalizado en España después de atravesar durante 7 años 4 países y el desierto hasta llegar a Marruecos, donde saltó la valla en Melilla. De eso hace 16 años. “Estuve 14 meses comiendo pan y leche y durmiendo en la calle”.

         Y dice esto: “integración, no; adaptación, sí”,  porque integrarse implica pérdida de su cultura y su pasado así como sumisión a una nueva cultura en un sentido unidireccional mientras que la adaptación a una cultura nueva implica diversidad y aceptación de su propia etnia, su cultura y su pasado.

jueves, 15 de mayo de 2014

905 (J 15/5/14) Los jueces anti-corrupción refuerzan a los corruptos


Los jueces anticorrupción, demorando los procesos que se eternizan entre recursos, refuerzan a los corruptos que comprueban así que nunca les pasará nada por un quítame allá esas pajas de unos cuantos miles de milloncejos que han trincado de fondos públicos mediante cohechos, información privilegiada, falsificaciones de documentos, evasión de impuestos…, nada que no sea propio de cualquier empresario que se precie de tal. Unos castigos drásticos, urgentes, ejemplarizantes, metería a todos los empresarios por el carril de la decencia en el tratamiento de los fondos públicos. Pero la práctica actual que comprobamos cada día, de ralentizaciones, intervención de los fiscales como si fueran abogados defensores de los prevaricadores, penas mínimas, carpetazo por plazos de prescripción, y en último extremo indultos, les provocan euforias y entusiasmos que animan al más pintado a imitarles si no quieren quedarse atrás. Les basta comprobar que en ningún caso, ni uno, los delincuentes han devuelto ni un duro, ni uno, de los miles de millones que han robado. Con lo cual el delito deviene en hazaña, el delincuente héroe, la aceptación “social” aclamada, y al que no siga esta senda se le queda una cara de gilipollas que no te quiero contar.

Una sentencia demorada es tan injusta o más que una sentencia simplemente injusta. Nuestro sistema de justicia no es malo: es peor. Porque, entre otras cosas, nunca es buena si la dicha es tarde.

domingo, 11 de mayo de 2014

904 (D 11/5/14) Catálogo de atrocidades

En su reciente artículo “Gobernación”  el escritor internacionalmente reconocido Javier Marías enumera el siguiente inventario de fiascos perpetrados por nuestro gobierno:
         El ‘caso Gürtel’, por el que al cabo de cinco años todavía no se ha condenado a nadie. El caso Bárcenas, individuo que trabajó para el PP durante un par de decenios y al que nadie de ese partido parece haber conocido nunca; sigue sin saberse de dónde sacó los cuarenta y tantos millones que guardaba en Suiza, de los cuales nada ha devuelto. Donaciones en negro, contabilidad B. Los dirigentes madrileños Ignacio y Botella, jamás votados por nadie. Sus predecesores, Aguirre y Gallardón, se comprometieron para cuatro años, pero de lo dicho no me acuerdo. Millones gastados en las tres candidaturas olímpicas de Madrid; tres veces, tres ridículos, tres fracasos. Concesiones y coba sin fin al turbio magnate Adelson para que instalara sus casinos en la región; aún quiso más facilidades y más adulación y se marchó: otro fracaso (para los políticos, no para la población). Las autopistas de peaje de la zona no las utiliza nadie, sus pérdidas las sufragaremos ahora los contribuyentes, un fracaso más. La faraónica Ciudad de la Justicia, abandonada a medio hacer, más millones para nada. El aeropuerto de Castellón, y el de Ciudad Real, sin un solo avión; el primero ofrece, en cambio, una monumental cabeza de su creador, Carlos Fabra. Este ex-Presidente de Dipu­tación (largo tiempo) tiene juicios pendientes y en alguno ya ha sido condenado; levemente, faltaría más. Más millones a la basura de la TV Valenciana, suprimida ahora; más de TeleMadrid, tan mala y sumisa que ya no le quedan espectadores. TVE cada día más parcial e incompetente, sus telediarios un permanente y tendencioso desastre (al Poder le interesa una tv aletargante). Palacios de las Artes que se caen a pedazos o que carecen de función: apenas si se utilizan y costaron un dineral. Millares de urbanizaciones vacías, interrumpidas a medio construir; sólo entran los cacos para llevarse grifos, picaportes, lo que quede por allí. Campos de golf inútiles por los que se talaron bosques o se recalificaron terrenos, hasta en parajes de permanente frío invernal. El Algarrobico sigue en pie. Prórroga de setenta y cinco años a las edificaciones playeras declaradas ilegales por los tribunales, ninguna se demolerá. Todo el suelo es edificable, sin excepción, desde 1996. Podrán erigirse casas y hoteles a sólo veinte metros de la orilla del mar. Al responsable de esta medida se lo premia poniéndolo de cabeza de lista para las próximas elecciones europeas. Se planea una Ley de Seguridad Ciudadana que hasta los jueces ven inconstitucional. Se suben las tasas judiciales, de tal manera que sólo los adinerados podrán presentar recursos. Se suben las tasas universitarias, los más pobres tendrán difícil acceder a una educación superior. Se recortan las becas. Más del 50% de los jóvenes no ha tenido empleo ni lo va a tener (ya no serán jóvenes para cuando la situación mejore). Decenas de miles de ellos se ven obligados a emigrar. También se van los científicos e investigadores, tras habérseles recortado brutalmente los presupuestos. El CSIC está al borde de la ruina, a punto de echar el cierre. El teatro y el cine se mueren, en vista de lo cual se les aumenta el IVA hasta el 21%. Se suben los impuestos, después de prometer que se los iba a bajar. En cambio se amnistía a los grandes defraudadores. A los bancos se los salva con una riada de millones procedentes de los bolsillos de los españoles, a los que esos bancos, sin embargo, no conceden un crédito así los aspen; se les entrega el dinero de todos sin ponerles ni una condición. La gente estafada por las preferentes de esos mismos bancos jamás va a recuperar sus ahorros. Esos bancos se dedican a desahuciar, por incumplimiento, a centenares de miles de familias. Más o menos las mismas que tienen en el paro a todos sus miembros. España es el segundo país europeo con mayor porcentaje de desempleados, un 26%. También es el segundo en pobreza infantil. Las cinco regiones europeas con mayor tasa de paro son españolas; todas (luego vienen dos macedonias). Se han averiado cinco veces los aviones que transportan a la familia real. Siguen cerrando comercios. Siguen arruinándose librerías, apenas si se combate la piratería. La sanidad pública se deteriora; listas de espera más largas, menos camas, menos médicos, los medicamentos se han de “copagar”, es decir, pagar dos veces o tres. Ana Botella se baja el sueldo, mil y pico euros al año, se le queda en unos 100.000 pelados, deberíamos aprender. Aguirre estaciona en el carril bus, se asusta porque van a multarla los guardias, escapa en su coche derribando la moto de uno de ellos; tampoco a ella le alcanzaba su sueldo. Aumentan los accidentes de tráfico, ya no se reparan las carreteras ni nadie gasta en el taller. Se proyecta una Ley del Aborto que lo impedirá hasta en los casos de malformaciones graves del feto. Sin embargo, se recortan las ayudas a los “dependientes” y se renuncia a la justicia universal, así que se deja sueltos a narcotraficantes apresados en el mar: total, no se dirigían a España. Las pensiones de los jubilados pierden poder adquisitivo. Se pretende reinstaurar la cadena perpetua, y eso que, con menos delitos que en la mayoría de países europeos, nuestras cárceles están mucho más llenas. La Iglesia continúa sin pagar el IBI, y todavía se le permite registrar a su nombre la propiedad de lo que nunca fue de nadie; consecuentemente, no cesa de apropiarse de inmuebles, algo vedado a cualquier otra institución o particular (el caso de la Mezquita de Córdoba que pretenden inscribir como "catedral" clama al cielo). Descubrimos que en España hay diez mil políticos aforados –diez mil–, mientras que en Alemania (y resto de Europa) no hay ni uno. Aunque los jueces hayan dictado condena, aquí el Gobierno otorga centenares de indultos al año, sin argumentar por qué. (Menos mal que...) El Presidente del Gobierno y su prensa pregonan nuestra plena recuperación, económica y moral. (Y nosotros aquí, sin evitarlo.)

sábado, 10 de mayo de 2014

903 (S 10/5/14) Falacias a mogollón

Nos han venido imponiendo como dogmas las mentiras más absurdas que cabe imaginar.
- Los empresarios invertirán más cuanto mayores sean sus beneficios y con ello se conseguirá el crecimiento económico y el aumento del empleo. Será discutible a nivel teórico, pero hoy sabemos ya con toda evidencia que los beneficios de los empresarios sólo sirven para engordar los patrimonios de sus propietarios.
- Los ingresos de los ricos son producto de su arduo trabajo y permanente sacrificio. Y ponen en la picota la enseña de la iniciativa empresarial. Entran ganas de reír, por no llorar, al constatar que las rentas de los ricos no lo son de su trabajo sino de sus activos (sobre todo los activos financieros).
- Las ayudas y subsidios a los más necesitados inducen a la vagancia y a vivir  de la sopa boba sin esforzarse en trabajar ni buscar trabajo. Es un estereotipo de los clásicos para apaciguar la mala conciencia que ocasiona ver pobres en la calle, porque resulta molesto de cojones. “Si son pobres es por su culpa, porque no quieren trabajar”, hale, y ya podemos dormir todos tranquilos. Pero ahora sabemos que el gran mordisco al pastel de los subsidios se lo llevan las empresas y fundaciones de los magnates. (A no ser que incluyan en los subsidios las inversiones del Estado en sanidad, I+D y educación).
- La desigualdad económica y social es un concepto inventado por los marxistas (marxistas. Marxistas y marxistas, que eso es lo que son) para expoliar a los ricos de lo que les ha costado ganar con tanto esfuerzo. La cerril y mala conciencia que subyace en este otro estereotipo queda patente cuando niegan que haya clases sociales (ni media, ni pobre, ni nada) porque vivimos en una sociedad sin clases (sic), o cuando no les quedan más argumentos que la descalificación de los contrarios. Es el caso de Keynes a quien negaban autoridad en sus doctrinas porque, al ser maricón, no tenía ningún interés en la progenie que nunca iba a tener. O el de Thomas Piketty cuyo libro El Capital en el Siglo XXI ha puesto histéricos a los republicanos en USA que buscan hasta debajo de las piedras mentes brillantes neoliberales ultraconservadores que puedan contrarrestar sus argumentos sobre la realidad y los perjuicios de la desigualdad económico y social. O, más cercano a nosotros, el tertuliano lamioso director del diario La Razón, Francisco Marhuenda (que dice ser abogado, practica el deísmo y dice reiteradamente cónyugue por cónyuge), quien cada vez que no encuentra argumentos en los diálogos (casi siempre) descalifica a sus oponentes llamándoles comunistas como si fuera un insulto.
- La intervención del Estado sólo produce ineficacia y demora en la reacción de los mercados que, autorregulados, funcionan mejor espontáneamente, si se les deja solos. Lo dicen los manuales de economía (neo-ultra-liberal, por supuesto). Pero la práctica ha dejado patente que la autorregulación sólo produce caos, corrupción y reforzamiento de los oligopolios.
- La privatización de los servicios públicos (desde los transportes hasta las comunicaciones, pasando por la sanidad, la educación, los servicios asistenciales, y hasta el agua o la seguridad de la ciudadanía, y todo lo que se nos ponga por delante) redundará en eficacia, sobriedad, rapidez, calidad de los servicios y ahorro del derroche de los fondos públicos. Pero la práctica y la experiencia reciente nos ha demostrado que la realidad ES JUSTAMENTE TODO LO CONTRARIO.
- Las grandes fortunas se amasan con sacrificios, esfuerzo y dedicación. Cuando lo cierto es que la inmensa mayoría de la riqueza no es fruto del trabajo sino de las herencias.
- Etc., etc., etc… Seguid añadiendo vosotros.

Y pensar que en estas falacias se ha sustentado la ideología, la mala praxis de la gestión gubernamental, el expolio del patrimonio público y la explotación de los más necesitados!

viernes, 9 de mayo de 2014

902 (V 9/5/14) Clientelismo político


Es como una red viscosa, de telaraña, donde los parásitos e insectos ciudadanos quedan atrapados, devorados, vaciados (sobre todo del cerebro) y ya no pueden dejar de votar al PP. Gracias a ser remunerados con privilegios, contratos, puestos de trabajo, asesoramientos, etc., quedan obligados a seguirles votando aunque sean patentes las mentiras y monstruosidades de que hacen gala cada día los inefables miembros del Ejecutivo así como los gerifaltes del partido. Cuando la vicepresidenta, nada más tomar posesión en el gobierno, se las prometía felices con la idea de eliminar miles de empresas públicas e instituciones que sólo sirven para despilfarrar el dinero público, y así lo expresó públicamente tras un Consejo de Ministros, no esperaba encontrarse con la realidad: que esas instituciones y empresas no tienen aparentemente sentido pero guardan en su seno cientos de miles (qué digo, deben de ser millones a jugar por los millones, ellos mismos, que les siguen votando) de ciudadanos que les seguirán siendo fieles en tanto en cuanto puedan seguir mamando en sus pesebres. Entre el fraude fiscal y las entidades que sobran, se despilfarran miles de millones de fondos públicos que nos ahogan como una camisa de fuerza para no avanzar en cultura, economía, laicismo… por el consiguiente bloqueo físico y mental. Son millones de parásitos que vampirizan la sangre del resto de la sociedad. Lo que significa que el mal, la corrupción, es un magma sistémico que no deja nada intacto, sino que ha comprado como cómplice a gran parte de la sociedad. Se imaginan la rigidez de esta estructura?
    El mercado del clientelismo por supuesto que es autorregulado y es la expresión del caciquismo cateto del que somos un magnífico exponente a nivel internacional
        La ausencia de meritocracia en su elección para cargos y contratos por parentesco y amiguismo, tiene como consecuencia asesores y gerentes inútiles como no se puede imaginar, pero eso no les importa porque no se trata de que sean útiles o eficaces, al revés, ni que  lo merezcan, sino tan sólo de que les voten de nuevo en las siguientes elecciones.

      Como, según el paradigma psicológico de la “disonancia cognitiva”, el que no se comporta como piensa termina pensando como se comporta, ya que actuar en contra de nuestros valores permanentemente nos volvería locos, nos podemos preguntar: quién en su sano juicio podría votar a estos gobernantes energúmenos que nos chupan la sangre viendo cómo roban, mienten y se contradicen sin rubor cada día que pasa? Y no cabe otra respuesta que ésta u otra parecida: que consiguen convencerse, con los argumentos más retorcidos que se pueda imaginar, de que estos inútiles, crápulas, crueles, gestores de la cosa pública, no lo están haciendo tan mal. Manda huevos. Y encima va a resultar que los votantes del PP, siendo “víctimas”, son inocentes!

jueves, 8 de mayo de 2014

901 (J 8/5/14) Ara Malikian

Vi por primera vez a Malikian en su representación musical Pagagnini hace unos años en  Calatayud (producido con el grupo Yllana y acompañado de los magníficos violinistas Eduardo Ortega, Fernando Clemente y el violonchelista Gartxot Ortiz). Mi acompañante y yo salimos con agujetas de tanto reírnos, desde el primer minuto hasta el final. Lo que no impidió que disfrutáramos, al mismo tiempo, de una de las mejores audiciones de música clásica a las que yo he asistido. La última, el domingo pasado en Zaragoza con la “Orquesta en el Tejado”, interpretando danzas de distintas regiones y culturas, desde Falla a Brahms, pasando por Dvorak y el Oriente Medio. Y siempre haciendo burla del artificio de las audiciones clásicas, sin por ello faltarles el respeto.
Su sentido del ritmo, sus pizzicatos, su dominio de las pausas, su energía, vitalidad, alegría… son contagiosas. Despojada su música del boato barroco y pedante con que solemos escucharla, Malikian acerca la mejor música a los “peores” auditorios, del modo más libertario, anárquico y heterodoxo. Gracias.
     Armenio, virtuoso como nadie del violín, humorista, comunicador por naturaleza, Ara practica alardes esperpénticos para evitar los alardes pretenciosos, y encima va por la vida como si pidiera perdón por sus atrevimientos.
         Extracto de wikipedia: Nació en 1968. La guerra civil libanesa le obligó a estudiar durante largos periodos en los refugios antiaéreos. Dio su primer concierto importante con 12 años. Su inquietud musical y humana han llevado a Ara Malikian a profundizar en sus propias raíces armenias y asimilar la música de otras culturas del Medio Oriente (árabe y judía), Centro Europa (gitana y klezmer), Argentina (tango) y España (flamenco). Sus numerosos premios y producción discográfica mejor los veis en wikipedia, vale?
Ser andaluz, y por tanto aficionado a las exageraciones y caricaturas (con sus contrastes se describen mejor a las personas y a las situaciones), me permite la siguiente licencia literaria: si muchas veces nos quejamos de haber nacido antes o después de lo que hubiera sido conveniente para ser testigos de acontecimientos importantes, yo me alegro de haber nacido en la fecha en que lo hice porque ello me ha permitido conocer a Malikian en vivo y en directo.
         Si tenéis la ocasión, dadle prioridad, no os lo perdáis.

miércoles, 7 de mayo de 2014

900 (X 7/5/14) “Para garbanzos labro”

Y ahora otra transcripción de entradas anteriores (sólo para refrescar), la número 838, del 18/10/13 cuyo texto era como sigue:

Para garbanzos labro, se dice en Aragón cuando no se quiere responder a una pregunta impertinente, extemporánea o simplemente incómoda. Salir por peteneras, se dice en Andalucía, o por los cerros de Ubeda, en España. Una salida de pata de banco es también la que utilizó Rajoy en su momento para (no) responder a una pregunta, reiterada por varios periodistas, sobre Bárcenas, sobresueldos y financiación ilegal de su partido, y que recogíamos en la entrada de ayer como último de los eufemismos más utilizados. Respondió así: “hay cosas que no se podrán probar”, lo que significa como mínimo dos cosas: una, que los delitos no existen si no se pueden probar (aunque nadie, ni ellos mismos, duden de su existencia), confundiendo esa posible “absolución” con su inocencia; dos, que no se trata de ser honestos, sino de delinquir de manera que no se pueda probar. Y punto.”
      Esta respuesta del presidente del Gobierno merece una glosa, un comentario, adicional: además de inaceptable delata un desprecio a la ciudadanía que nos impide tenerle ningún respeto; además de insoportable, enseña cómo hay que actuar para reírse de la ley y de la justicia; además de autodenuncia, demuestra que lo importante no es delinquir o no, sino hacerlo de manera que no te puedan coger; además de cínica, es una chulería que amenaza con manipular las pruebas y los tribunales para que no puedan llegar a buen término en un eventual procesamiento; además de irracional, es un insulto a la inteligencia y a la democracia; además de impertinente y sinuosa, es autoinculpatoria al no negar el delito sino que se refugia en la dificultad de su comprobación, de lo cual ya se encargarán él y su gobierno.
Y éste señor es nuestro presidente del Gobierno.

          La clase política no es respetable. Merecen nuestro desprecio y que así se lo expresemos continua y públicamente.

martes, 6 de mayo de 2014

899 (M 6/5/14) Ladrones asesinos

No es que robo y homicidio sean lo mismo, pero es frecuente que vayan asociados. Hagamos un pequeño ejercicio.
         Muchos robos no se hacen con la idea de matar al propietario, pero si éste se pone por medio puede ocurrir que luego no lo pueda contar.
         Unas botas, o dinero o armamento también pueden ser robados por los homicidas una vez que al muerto en batalla ya no le sirven de mucho, mientras que a sus asesinos, sí.
En el caso de genocidios o progromos muchos se perpetraron, o aprovecharon, para incautarse de los bienes de las víctimas, o al menos su apropiación resultó fácil una vez “desaparecidos” los legítimos propietarios. Así ocurrió con los judíos rusos (Chisináu en 1903 y 1905, en Besarabia, Rusia) o en España (la expulsión de los sefarads en 1391 y la de los judíos en 1492). O los templarios aniquilados en Francia en 1307. O los campos de exterminio nazis en 1938-1945. Pero entre nosotros tenemos un caso más cercano, la muerte civil (el olvido) de los muertos físicos en la guerra civil cuya memoria histórica quieren enterrar, entre otras causas, para evitar las previsibles incontables reclamaciones de propiedades requisadas por los vencedores y que tendrían que devolver a sus herederos.
         Los niños robados para ser dados en adopción a padres cristianos que pudieran educarlos en la correcta hipócrita senda ortodoxa, apartándolos de sus madres que pudieran infundirles ideas comunistas o vaya a saber dios qué otras maldades podrían acarrearles, ha conllevado también su muerte civil en cuanto que intentaron borrarse las señas de identificación de sus madres pecadoras.

         Podéis seguir añadiendo otros muchos casos que no os costará encontrar.