sábado, 17 de marzo de 2018

1537 (S 17/3/18) La forma del agua

Sugerencia para el cine en este fin de semana: “La forma del agua”, de Guillermo del Toro, 2 horas, Oscar a la mejor película y al mejor director 2018, con 13 nominaciones de las que consiguió 4, León de Oro en el Festival de cine de Venecia 2017…, hace falta más?
     Protagonizada por la mudita Sally Kawkins, su dulce y torpe amigo Richard Jenkins, su amiga y compañera leal y eficaz Octavia Spencer y otros más, es una fantasía, un cuento en clave de humor. Es una puesta al día de La Bella y la Bestia donde la Bestia es un monstruo acuático y la bella (nueva mofa donde confluye la fuerza de la débil con la pasión del amor) es una mudita que trabaja de limpiadora en un laboratorio. Pero no, es algo más que eso, es una parodia brutal del propio cine al cual rinde culto con descaro cuando el monstruo escapa para encerrarse en una sala de cine para él solo; es un canto a lo singular, a la diversidad, a la lealtad y la amistad (con su compañera negra y su convecino gay); una sátira del amor cursi y de los tópicos del cine.
¿Temas de actualidad? Ahí tenemos a la gordita y negra Octavia Spencer, compañera de faenas de la protagonista, que de un brochazo aniquila a su inútil marido (a esta sobria película no le sobra ni un segundo en cada plano), o el beso de Sally con el monstruo en contraste con la cópula antierótica del agente de seguridad, que es el malo de la peli.
       El malvado agente de seguridad David Hewlett encarna a la perfección la parodia de las películas de Tarantino, incluido el parecido físico entre ambos, que casi llega a grosero por lo evidente. ¿Se trata de filmar un plano de violencia truculenta en clave de humor? pues aquí me corto una mano con la otra mano, si hace falta, sin que produzca rechazo en el abducido espectador.
       En fin, que el jurado de los Oscars me parece que sabían lo que hacían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario