sábado, 11 de noviembre de 2017

1453 (S 11/11/17) Más ambigüedades

(Contaré hasta 10 antes de expresarme como lo voy a hacer: 1, 2, 3, 4…):
    Hemos insistido tantas veces en este blog sobre la inviabilidad y disparate de la independencia de Cataluña que partiré de este aserto como un axioma, algo que no necesita argumentarse cada vez que se trate del tema. Partimos, pues, de esta idea y seguimos.
     No he leído el auto sobre la prisión bajo fianza de 150.000 € para Carme Forcadell quien, según apresuradas informaciones, ha prometido acatar la Constitución y comportarse dentro de la legalidad de ahora en adelante, lo cual consta en el auto, bajo el apercibimiento de ingresar en chirona (con “ch”) si no cumple con este compromiso. Aunque imagino que en sus declaraciones, ante el juez antesdeayer o ante la masa ciudadana en el futuro, utilice ambigüedades en las que parecen ser maestros, tanto los de ERC/CUP como los del gobierno del PP. Porque, es curioso, estos dos antípodas que son uno del otro, coinciden en su aberración nacionalista, su desfachatez para manipular a sus creyentes, su probado cerrilismo y su continua ambigüedad (los extremos se tocan). Ayer mismo, en la tvCuatro, apenas había salido Forcadell de la prisión, Mireia Boya de la CUP contestaba  a la pregunta “¿cómo podrá ahora la presidenta del Parlament sostener una actitud soberanista después del compromiso adquirido con el juez?”, contestaba, digo, con esta respuesta, más o menos: "lo que haya dicho el juez no nos importa, estaba bajo una fuerte presión (como los procesados ante la Inquisición, apostillaba el portavoz de Omnium cultural), es un ser humano, y si te coaccionan con 30 años de prisión..." Amenazando, digo yo, con que mañana mismo la Forcadell despotrique de nuevo contra la Constitución y enarbole la DUI o lo que haga falta contra las instituciones franquistas que quieren asfixiar a la recién nacida República catalana, añadiendo un escarnio más a las mofas contra el Gobierno a lo que nos tienen acostumbrados. Wait and see.
    La cúpula independentista o son unos supinos ignorantes que no supieron ver el suicidio colectivo al que empujaban a sus masas o sí que lo sabían pero jugaron con ello para su beneficio personal, protagonismo en los medios, rédito electoral, pulso al gobierno central, etc., sin parar en mientes sobre el daño que estaban haciendo a la sociedad civil. Porque, sí, en efecto, han fracturado gravemente a la sociedad catalana, la han decepcionado, manipulado, engañado, de tal modo que tendrá que pasar esta generación para que puedan regenerar el seny que han perdido por el camino.
    En esta larga fase de regeneración esperamos poder contar con el esfuerzo de políticos capaces de crear puentes entre las dos facciones de la sociedad catalana, como pueden ser Iceta o Colau.
    Me parece más difícil que desaparezcan de la arena política personajes tan dañinos y siniestros como Rajoy, su gobierno y sus líderes del PP, por un lado, y por el otro las cabezas de la CUP y de ERC.
  Lo que no puede demorarse es la intervención en materia de educación, incluso retirándole esta competencia a la Generalitat durante un tiempo, si fuera necesario, para curar a los independentistas de buena fe de ese adoctrinamiento que ha envenenado sus jóvenes mentes en los últimos treinta años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario